En este momento estás viendo Ana Hurtado: El amor a Cuba y la estupidez consumada.

Ana Hurtado: El amor a Cuba y la estupidez consumada.

Ana Hurtado ha sido portada recientemente en algunas publicaciones por sus declaraciones a favor de la dictadura cubana.

Esta muchachita, que estudió periodismo, pero no fue capaz de desarrollarse como tal, decidió probar suerte en el ámbito de la cinematografía y durante un viaje a Cuba se enamoró del arte y la cultura que los esclavos africanos dejaron impreso en la isla.

La idea se fraguó y dio como resultado una película, que en un principio estaba pensada como documental sobre las raíces africanas en Cuba.

Documental de cantautores cubanos.

“Quería hacer un documental más de cantautores cubanos, de trovadores… quería conocer gente allí, ver qué me encontraba. Un poco sobre esa canción cubana que ha influido mucho también aquí en España.

Fue una sorpresa ver lo que había detrás porque es una cultura muy fuerte y dije «tengo que contar esto que se me está imponiendo»”. Explicó en una entrevista a los medios.

De enamorada de la cultura cubana a activista a favor de la dictadura.

Ana Hurtado, de la que poco o nada se puede encontrar en las redes sobre este personaje, es un producto más de la estupidez humana.

La imposibilidad de discernir entre belleza y esclavismo la llevó, como a muchos otros, que dicho sea de paso no viven en Cuba, a confundir la grandeza del arte cubano con la dictadura cubana.

Sensaciones de un turista al llegar a Cuba.

Cuando llegamos a Cuba por primera vez nos quedamos impresionados por un viaje en el tiempo que se materializa desde el mismo momento en que bajas del avión.

Es como si te hubiesen llevado a Parque Jurásico, donde los dinosaurios son las calles de La Habana, las mujeres hacinadas trabajando en los talleres mugrientos y sin ventilación, los miles de cables eléctricos y de telefonía colgando en las calles y entrando a mazos en los portales desvencijados donde se conectan a contadores obsoletos y siguen subiendo por las escaleras formando un sinfín de caminos.

Un Parque Jurásico que se personifica en los cubanos sentados en las aceras, el vendedor ambulante con su carretilla, el portal que se usa para vender bocadillos y alimentos en el mercado negro.

La pobreza se huele en cada rincón y el turista la vive desde la opulencia, paseándose altivo en el medio de aquella miseria como si estuviese viendo un documental en el que él es el privilegiado y los demás los actores.

Después está la falsa amistad, aquella que busca darte sexo haciéndole sentir a un anciano que es Brad Pitt o a una vieja mujer que es bellísima con su mulato cautivándola cada segundo. En realidad, es solo la búsqueda de una vida mejor, de un futuro.

Pero el/la turista solo sonríe, se deleita y es incapaz de analizar qué hay detrás de todo eso. Esto es lo que le ha pasado a Ana Hurtado.

Un régimen político dictatorial en el que el pueblo sufre las consecuencias de la opulencia, la represión y el poder desmedido de la casta ilustre uniformada.

Ana Hurtado ha sufrido ese colapso de felicidad, de sentirse halagada y mojada en quién sabe qué rincón de La Habana, esto, unido al maravilloso arte que posee Cuba la hizo alucinar y hace responsable al castrismo de la música, el arte y las costumbres del pueblo de Cuba. Nada más lejos de la realidad.

La pobre Ana Hurtado es otra estúpida que ha caído en la confusión al no saber discernir entre los que es la cultura milenaria de un pueblo y su casuística política de represión.

Ana, vete a vivir a Cuba. Siéntate en la calle a ver pasar los días, haz esperas de horas en las colas de las tiendas para comprar una barrita de pan, corre arriba y abajo para buscar pollo…¡ah! Y no te olvides de llevar la jabita. Después te acercas a buscar lo que te ha regalado tu amado castrismo con la libreta de racionamiento y come con eso un mes.

La libertad que da el capitalismo a los imbéciles.

El “malvado” capitalismo permite que la gente tenga derechos de expresión. Que hablen mal de su gobierno, que se pongan en huelga sin ir a trabajar, que paralicen el tráfico para reclamar medidas al gobierno…etc.

El “bendito” comunismo encierra a las personas que hacen eso en cárceles durante 15 o 20 años.

Ana Hurtado, por qué no te vas a hacer estas cosas a Cuba y nos dejas en paz a los españoles que estamos sobrados de imbéciles progresistas como tú que solo hablan desde la estabilidad económica que da el capitalismo y no se solidarizan con un pueblo que se juega la vida en balsas para cruzar el mar huyendo de la dictadura castrista.

Frases de Ana Hurtado que quedarán para la historia en el libro de los imbéciles.

Ana Hurtado dijo en el programa vocero de la dictadura cubana “Mesa Redonda” que las millones de voces en el mundo que claman por la libertad de expresión y los derechos humanos básicos en Cuba, entre las que s encuentra la ONU ‘Son acciones desestabilizadoras, porque es normal que haya gente insatisfecha por la escasez en un país que lleva sufriendo más de 60 años de bloqueo económico

“Fidel me cambió el pensamiento y me enamoré de la revolución cubana. Vengo de una familia socialista, pero el socialismo de Cuba es en el que yo creo”.

 “En España están intentando lavar la cara de la contrarrevolución. La imagen de la contrarrevolución en Miami está por los suelos, porque han descubierto que son unos mafiosos y unos delincuentes”.

Al respecto, lamentó que “en la Televisión española se le dé espacio a una persona como Yotuel Romero, diciendo que Cuba es una dictadura, que no se respetan los derechos humanos y todas esas barbaridades que él dice”.

“Es muy fuerte que la televisión pública española dé espacio a estos personajes con dinero que pagamos todos los españoles”, dijo la periodista de uno de los autores de Patria y Vida, el tema musical que el pasado año devino en himno por la libertad de Cuba.

“Este es el tipo de personas que hacen contrarrevolución en España: delincuentes y mercenarios, y gente de esta índole; pero nosotros somos más y venceremos… ya estamos venciendo”, agregó en televisión nacional.

Ana Hurtado. La estupidez consumada. Quizás haga todo esto para que se hable de ella, porque socialmente no existe.

Otra más de un triste montón que, desde el capitalismo y las libertades, ensalza el despotismo de una dictadura en la que ni vive ni quiere vivir.

Si te ha gustado esta página

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

close

Si te ha gustado esta página

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

La Gran Prision

Échale un vistazo a mis libros en Amazon sin necesidad de comprarlos y conoce la realidad de Cuba en profundidad.

Deja una respuesta