Cuba vende sus médicos esclavos a Italia.

Cuba vende sus médicos esclavos a Italia.

La industria de médicos cubanos esclavos produce miles de millones de dólares a los Castro.

Cuba vende sus médicos a Italia por la pandemia del Coronavirus.

Cuba vende sus médicos esclavos, por ello el Partido Comunista de Cuba envió a docenas de sus profesionales médicos pagados por Italia para ayudar con el tratamiento del coronavirus. Poco después pidió a los cubanos que se mantuvieran en sus casas sin posibilidades de obtener jabón y con escasez de agua para los niños en las escuelas.

Sin embargo, la respuesta del gobierno cubano al coronavirus fue, inicialmente, animar a los turistas del mundo a visitar la isla, un intento de sacar provecho del hecho de que la mayoría de los destinos turísticos del mundo habían cerrado sus puntos de entrada para detener la propagación del altamente contagioso coronavirus.

Cuba también ha hecho poco para imponer las directrices de «distancia social» adoptadas en gran parte del resto del mundo para evitar abrumar su deteriorado sistema de salud.

Después de las protestas generalizadas en toda la isla la semana pasada, el Partido Comunista anunció que cerraría sus aeropuertos a turistas extranjeros a partir del martes.

Los primeros casos documentados de coronavirus en Cuba surgieron el 12 de marzo, debido a los turistas italianos que llegaron a la isla. A pesar de los amplios lazos diplomáticos con el país de origen del coronavirus, China, y la fuerte inversión en la promoción del turismo chino a Cuba, el Partido Comunista afirma no tener ningún caso de coronavirus de origen chino.

El régimen de Castro anunció el domingo que 52 trabajadores de la salud de Cuba habían llegado el día anterior a Italia.

El gobierno de Cuba vende médicos y esta vez los ha enviado a trabajar en Lombardía, el estado italiano más afectado por el brote, donde más de 4.000 personas han muerto como resultado.

Cuba vende sus médicos a Italia por la pandemia del Coronavirus.

El régimen señaló que actualmente cuenta con trabajadores médicos en 37 países y que pretendía ampliar ese número en la medida de lo posible. También se anunció un nuevo equipo de médicos desplegados en su colonia, Venezuela, que depende en gran medida de médicos y soldados cubanos para mantener el estado tirano de Nicolás Maduro.

«Las brigadas sanitarias se comprometieron a trabajar sin descanso para preparar a colegas en el territorio venezolano», declaró el periódico Granma del Partido Comunista, «para dar experiencia al gobierno de la nación hermana en la organización y ejecución de planes para combatir enfermedades y para equipar a especialistas cubanos en protocolos de acción correspondientes al humanismo, altruismo y profesionalismo de la medicina cubana».

Los trabajadores sanitarios que llegaron a Italia fueron los primeros médicos cubanos en hacerlo, ya que La Habana tiende a utilizar a sus médicos esclavos con fines propagandísticos sólo en países no desarrollados y más pobres, donde pueden enmascarar más fácilmente su falta de formación aceptable e informes generalizados de corrupción y falsificación de datos médicos.

A finales de 2019, el Wall Street Journal enumeró a más de 60 países de todo el mundo que participan en el programa de médicos esclavos cubanos. Hasta 50.000 médicos cubanos y otros profesionales médicos trabajan en áreas de alto riesgo en Africa, América Latina y el Pacífico Sur, sin recibir ningún salario y sólo un «estipendio » que los médicos desertores dicen que apenas llega para vivir en sus nuevos hogares.

Los países anfitriones pagan directamente a Cuba, dando a la nación comunista unos 11.000 millones de dólares al año.

«Los países anfitriones pagan directamente a Cuba, dando a la nación comunista unos 11.000 millones de dólares al año. El régimen se queda con un promedio del 75% de sus salarios prometidos, aumentando al 90% o más en las naciones más ricas», señaló el Wall Street Journal. «En algunos casos, organismos internacionales como la Organización Panamericana de la Salud incitan a este robo mediante la intermediación de los acuerdos de Cuba».

El gobierno cubano no reveló cuánto estaría pagando el gobierno italiano por sus servicios médicos o cuánto recibirían los médicos individualmente de ese pago.

En noviembre de 2018, los médicos cubanos demandaron a la OPS (Organización Panamericana de la Salud) por conspirar con el presidente socialista brasileño Luiz Inácio Lula da Silva para permitir la trata de personas de profesionales médicos cubanos.

El régimen comunista cubano también desplegó médicos en las zonas afectadas de Africa durante el brote de ébola de 2014-2016, con gran fanfarria de la izquierda internacional. La Habana impuso restricciones a los médicos que viajaban a las zonas afectadas por el ébola, impidiéndoles regresar a casa si contrajeron el virus del Ebola. Al igual que la mayoría de los médicos esclavos cubanos, aquellos que corren el riesgo de exponerse al ébola sólo recibieron su «estipendio de vida», no un salario.

Médicos cubanos. Ébola.

Los países que reciben médicos cubanos han encontrado en gran medida que el régimen de Castro no les ofreció suficiente formación médica, siendo incapaces de realizar servicios médicos básicos. Tuvalu, una nación insular del Pacífico, limitó su acuerdo médico con Cuba en 2015 después de recibir denuncias de sus propios médicos negándose a trabajar con compañeros del bajo nivel de los médicos cubanos. El año pasado, Kenia implementó un programa de tutoría en el que los médicos kenianos llenaban las lagunas de conocimiento de sus colegas cubanos, producto del sistema educativo de calidad inferior de Cuba.

En la isla los cubanos tienen poco acceso a la atención médica de calidad.

En la isla los cubanos tienen poco acceso a la atención médica, a pesar de que la máquina de propaganda global que La Habana utiliza se proclama como un poder de salud pública global. En julio, los farmacéuticos y médicos de la isla advirtieron que muchos hospitales y clínicas se enfrentaban a la escasez crónica de medicamentos básicos necesarios para ejecutar un sistema de salud funcional. Fuera del mundo médico, el cubano promedio lucha por el acceso al agua limpia y al jabón, haciendo que la lucha contra el brote de coronavirus sea particularmente problemática dada la importancia de lavarse las manos.

Para combatir la escasez de agua y jabón en las escuelas, Cuba instó a los padres a enviar a los niños a la escuela con los artículos necesarios.

«¿No hay jabón en mi casa para garantizar las medidas higiénico-sanitarias necesarias, ahora dime cómo voy a encontrar jabón para enviar a la escuela?» Jéssica Miranda, una madre cubana lo denuncia ante la prensa independiente Cubanet  la semana pasada. «Nos pidieron a los padres que trajésemos todo: máscaras, cloro, jabón, incluso agua. Cinco máscaras porque tienen que cambiarse cada dos horas, y ni siquiera puedo encontrar una».

El régimen de Castro también ha pedido a las familias que hagan sus propias máscaras faciales con artículos para el hogar.

Granma anunció triunfalmente el domingo que el Partido Comunista añadiría el desinfectante de cloro a las libretas de racionamiento de los ciudadanos, permitiéndoles comprar una pequeña cantidad para protegerse del coronavirus de forma regular.

En el momento de la prensa, Cuba ha documentado 35 casos de coronavirus chinos, que van desde los 18 meses hasta los 94 años.

close

Si te ha gustado esta página

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

La Gran Prision

Échale un vistazo a mis libros en Amazon sin necesidad de comprarlos y conoce la realidad de Cuba en profundidad.

Deja una respuesta