Bodas entre españoles y cubanas.

Bodas entre españoles y cubanas.

Se multiplican exponencialmente las bodas entre españoles y cubanas por la crisis de Cuba.

Bodas entre españoles y cubanas

Que Cuba se nos muestra en las guías y páginas de turismo como un paraíso es evidente, pero los que allí hemos vivido y conocemos la isla sabemos que esto es una falacia y que solo conduce a la confusión del turista por mero interés de las multinacionales turísticas allí establecidas.

El mayor número de turistas que visita Cuba son hombres solos en busca de sexo y, por qué no decirlo, algunas mujeres atraídas por lo mismo.

La estadística nos dice que se registran en La Habana una media de 150 matrimonios mensuales entre extranjeros y cubanas, el 90% de ellas mujeres muy jóvenes.

La gran mayoría de los turistas emprenden su aventura desde el punto de vista de tener sexo barato y de calidad, pero un elevado tanto por ciento acaban cayendo en las redes de las cubanas que, como nadie en el mundo, saben hacer perder a un hombre la cabeza para luego dejarlo tirado en la cuneta como un perro.

En el año 1977 apareció muerto un turista italiano que había sido asesinado por un marido celoso, lo cual es la punta del iceberg que supone la permisividad de los maridos cubanos para que sus mujeres tengan relaciones sexuales con extranjeros a fin de aumentar su nivel de vida.

Este es un fenómenos muy común en la isla y del que nunca te vas a dar cuenta, incluso podrás casarte con tu cubanita y jamás saber que ella tenía un “marido” en la isla, con el cual vuelve a tener relaciones cada vez que regresa  a la isla para renovar su nacionalidad, pero tú seguirás esperándola en España echándola de menos mientras ella tiene que ponerse hielo en sus partes bajas para apaciguar la hinchazón que le produjo esos 15 días “con la familia”.

Como ya relaté en mi libro La Gran Prisión, con muchas experiencias vividas al respecto, esto es una práctica habitual en Cuba y además nadie la critica, al contrario, ellos se ufanan ante sus amigos de que su “jeva» está con el “yuma” y que en unas semanas se va y entonces empieza la gozadera de gastarse el dinero que el extranjero le entregó.

bodas entre españoles y cubanas

A esto juegan solteras, casadas y viudas, madres de familia y cualquier condición de mujer que puedas imaginar, desde los 12 a los 99 años.

Mientras que ella te presenta a un familiar, que dice que es un primo de ella, resulta que ese supuesto primo es nada más y nada menos que su “marido”, cornudo consciente y aceptador de que tengas sexo con su pareja por cuestiones económicas.

Para empezar, normalmente la cubana abandona al cubano para irse contigo y casarse, después, cuando todos sus documentos están en regla, te abandona, se queda con todo y hace la reagrupación familiar del cubano o simplemente le mantiene.

Es por ello que el consulado de España en la Habana está lleno de denuncias sobre estos engaños, pero ellos nada pueden hacer, por lo que siempre hay una frase sutil de algún funcionario que te alerta del grave problema en el que te vas a meter “¿quiere meditarlo?”, “¿está seguro?”, son mensajes del más allá que deberíamos escuchar porque tienen un sinfín de historias que partirían cualquier corazón, menos el de las cubanas, si las escuchases. Pero seguimos nuestros impulsos de la entrepierna y somos incapaces de pensar que esa mujer que tantas noches nos ha jurado amor, que tantas veces nos ha dado muestras de ser fiel no mirando a esos negros con cuerpos espectaculares, nos ha estado mintiendo durante años.

Conténtate si no has tenido hijos con ella, porque de lo contrario hubieses perdido dinero de por vida, mientras ella disfruta de su nuevo “amor” con una cuenta bancaria que jamás soñó y que gracias a ti se hizo realidad.

close

Si te ha gustado esta página

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

La Gran Prision

Échale un vistazo a mis libros en Amazon sin necesidad de comprarlos y conoce la realidad de Cuba en profundidad.

Deja una respuesta