CORRUPCIÓN EN LA PRISIÓN LA CONDESA.

CORRUPCIÓN EN LA PRISIÓN LA CONDESA.

La corrupción es un tema generalizado en Cuba a todos los niveles. El “estado de la necesidad” impuesto por el comunismo desde que Fidel Castro llegó al poder ha llevado al pueblo a utilizar todos los medios de corrupción posibles para subsistir.

A esto no es ajeno el estamento militar. Que no solo aprovecha el uniforme para coartar las libertades de los ciudadanos sino para abusar en todos los aspectos de su condición de militar.

Sabemos que Cuba está infestado de delatores, unos porque su trabajo es ese, otros porque han sido liberados de prisión para realizar estas actividades. El resto porque sienten la constante presión policial que les obliga a ser vigilantes de sus propios vecinos para evitar ser arrestados sin cargos y sin cometer otro delito que el no ser buenos patriotas.

La corrupción en prisión alcanza unos límites insospechados. Los presos tienen sexo con las mujeres policías y los policías buscan el homosexualismo con los presos.

La corrupción en la prisión La Condesa, es imparable y constante.

Prisión-la-Condesa
Prisión para extranjeros La Condesa

En el año 2015 una comisión de militares de la Dirección de Prisiones realizó una investigación por diversas irregularidades. Relativas a los salarios que el Reglamento de Prisiones determina que deben de recibir los presos cuando están en situación de mínima seguridad y realizan trabajos.

La investigación concluyó que ningún preso extranjero recibía el salario. Pero todos ellos estaban anotados en la lista de trabajadores y el jefe de la prisión, mayor Redy Méndez Acosta, recibía el dinero de todos ellos.

Como solución lo que hicieron fue prohibir que los presos trabajasen y además cerraron las instalaciones de mínima seguridad.

El Régimen de Prisiones determina que los presos mejorarán las condiciones de seguridad en función de su comportamiento y después de pasar los períodos preceptivos de tiempo en cada uno de los regímenes de seguridad tras su evaluación.

El último paso, previo a la libertad, es el pase a la situación de mínima seguridad. Que se realiza en unas instalaciones anexas a la prisión, pero en las que el preso disfruta de muchas ventajas. En otros países se denomina tercer grado.

Este régimen permite al preso salir a dormir fuera de la prisión. Mientras que el día lo pasa trabajando para el gobierno en los trabajos más duros.

Es impresionante cómo el gobierno cubano ha convertido el tercer grado en todo lo contrario que en cualquier país civilizado. Ya que en otros países el preso duerme en prisión y hace su actividad en la calle. Al contrario que en Cuba, porque el gobierno los explota como mano de obra.

A los extranjeros no les pueden hacer esto y entonces la seguridad mínima para ellos consiste en estar en instalaciones que no tienen altos muros. Donde el régimen de salida al patio es libre durante todo el día y los horarios menos restrictivos. Se dispone de un jardín con árboles y la sensación de libertad permite liberarse parcialmente del continuo estrés sicológico al que te someten los policías en prisión.

Además, los policías comparten conversaciones, juegos de mesa y disfrutan de los videos que los presos compran en la calle. Por ello el ambiente es mucho más distendido. No obstante, en esta situación de mínima seguridad aumenta la corrupción, pues a diario los policías piden a los presos tabaco, jabón, champú, etc.

Pues bien, tras la inspección de la Dirección de Prisiones, se decide cerrar las instalaciones de mínima seguridad. Y estos presos, que han pasado todos los filtros de evaluación para poder obtener el grado de mínima seguridad se vuelven a mezclar con los de máxima seguridad. Algo que va en contra del Reglamento de Prisiones y el Procedimiento Penal de Cuba.

Si ellos mismos, los responsables de aplicar la ley la incumplen qué podemos pedir de la justicia en Cuba.

prisión combinado del este
Combinado del Este. Sobrevivir o morir.

Tras esta situación se produce una masificación en la prisión La Condesa. Que deciden solucionar volviendo a incumplir todas las leyes dictadas en Cuba para el tratamiento de los presos. Abren un sector del Combinado del Este para recluir allí a presos extranjeros.

El Combinado del Este es la mayor prisión de Cuba. Una prisión de máxima seguridad en La Habana. Una prisión exclusivamente para cubanos, ya que el Reglamento de Prisiones especifica que los extranjeros serán ubicados aparte de los cubanos en una prisión especial.

La máxima autoridad de prisiones de Cuba crea un problema al cerrar las instalaciones de mínima seguridad y mezclar a presos a punto de obtener la libertad con presos de alta seguridad a los que les quedan 15 años de condena.

Para resolver este problema e ilegalidad que ellos mismos crean no se les ocurre otra cosa que hacer otra ilegalidad. Trasladar a presos extranjeros a prisiones cubanas. Si así funcionan las más altas instancias de la Dirección de Prisiones qué será del resto.La corrupción en la prisión La Condesa no se detiene.

El mayor Redy Méndez Acosta no fue sancionado por robar durante años los salarios de los presos, al contrario, se le ratificó en su puesto.

Para ayudarle a seguir con la corrupción se envió al teniente coronel Julio. Un maltratador que ya fue depuesto de la dirección de la prisión tras haber sido denunciado por un preso por malos tratos a la fiscalía. Ahora ya es un delito denunciar a los maltratadores y así se contempla en la modificación del Régimen Sancionador que se publicó en 2016.

De vuelta a su antiguo trabajo comienzan a verse los resultados con una primera semana de mejora de la comida, lo que agradecen los internos y anima a la convivencia siempre estresante.

Pero enseguida se produce un detrimento de esta. Las porciones pasan a ser más pequeña que antes de que él llegase y la calidad es pésima. Llegando los internos a no comer porque el olor de la comida era nauseabundo.

Si los jefes roban, nosotros también.

Este es el lema de los policías en La Condesa. Todos ellos te hacen “favores” a cambio de cigarrillos, jabón o algo del shopping.

Los favores consisten en tratarte normalmente. En abrirte la puerta de la celda cunado tienes que ir a visitar al médico o para salir porque tienes una llamada telefónica, pues nada de eso hacen si no les sobornas.

Con esto se conforman los miserables guardias, pero los mandos llevan otro nivel. La corrupción en la prisión La Condesa es imparable y cuando vienen productos de limpieza, escobas o trapos para fregar el suelo, desaparecen. Los oficiales se los llevan y los revenden, por eso todos los artículos de limpieza son comprados por los presos, porque no hay material.

Cuando llegan materiales de construcción para arreglar desperfectos de la prisión, como garitas que están a punto de caerse y es un riesgo poner a soldados a vigilar en ellas, los materiales se quedan reducidos a mínimos porque los oficiales se llevan el 80% de ellos.

Un de los grandes beneficiados de estos robos es el capitán Guzmán Cobas Cabrera que, sin vergüenza alguna confiesa que se lleva estos materiales para arreglar su casa.

Guzmán recibía semanalmente unas bolsitas que se quedaban en su despacho de jefe de reeducadores. Estas bolsitas eran compradas por ciertos presos en el shopping de la prisión y a cambio Guzmán les daba un tratamiento especial.

En los últimos tiempos se han producido una serie de cambios en La Condesa.

Un grupo de rumanos, sentenciados por falsificación de tarjetas de crédito, operaba impunemente realizando sus operaciones fraudulentas usando los teléfonos de la prisión.

Como es sabido, los presos disponen de diez minutos de llamada telefónica al día, por lo que para ellos era imposible realizar sus actividades delictivas en ese corto período de tiempo.

Conociendo estas actividades delictivas, el mayor Redy Méndez Acosta llegó a un acuerdo con ellos. Recibía mensualmente cien dólares de este grupo delictivo a cambio de permitirles usar el teléfono indiscriminadamente y fuera de las horas permitidas a fin de que los otros internos no se percatasen de las actividades que realizaban.

La corrupción en la prisión La Condesa se realiza por los máximos responsables de la disciplina.

Dentro de esta mafia se encontraba incluido el teniente coronel Ariosky, el espía de la prisión que nunca vestía de uniforme y el capitán Guzmán.

Aprovechando la visita de la Fiscalía a la prisión, uno de los internos, de origen mexicano. Denunció estos hechos delante de todos los presos y a estos dos corruptos. Salvándose de la denuncia el capitán Guzmán por motivos desconocidos por el momento.

Como resultado de la investigación ambos fueron destinados a la prisión del Combinado del Este. Simplemente esto y como castigo al denunciante lo trasladaron a esa misma prisión para que pudiese estar bajo el control de los militares a los que denunció.

Así es la justicia de Cuba y la continua corrupción en la prisión La Condesa.

Para sustituir a estos dos ejemplares de la revolución castrista se enviaron a la prisión a otros de la misma calaña. Que continúan haciendo las prácticas delictivas de sus antecesores.

Como jefe del orden interior en la prisión pusieron a Alien.

Su nombre ya dice quién es este individuo. Que se dedica a quitar del botiquín las medicinas que llegan para los presos y las revende a los familiares de los guardias. Dejando sin medicamentos a los presos que sufren graves enfermedades.

Todos, a su nivel, roban.

Ver las imágenes de origen

Robar. Maltratar. No respetar la propiedad privada.

Desear lo que los demás tienen y odiar profundamente al extranjero por su capacidad económica se ha metido en los genes de esta gente después de más de sesenta años de castrismo.

Mientras el comunismo siga imperando en Cuba, el pueblo se dedicará a luchar diariamente para apaciguar el hambre. La corrupción en la prisión La Condesa es la punta del iceberg que forma Cuba.

Y esa lucha no se puede producir por medios legales porque no está permitido el pequeño empresario. Porque no está permitido el progreso del pueblo, porque solo los más afines al régimen tienen derecho a vivir. El régimen invita al delito. Lo permite y le interesa porque de esa manera, infringiendo todas las normas, pueden meter en la cárcel a quien quieran y cuando quieran.

Esa es la Cuba que ha dejado la Revolución del genocida Fiel Castro y su familia.

Pero algún día este infierno acabará para gloria de las nuevas generaciones de cubanos libres.

close

Si te ha gustado esta página

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

La Gran Prision

Échale un vistazo a mis libros en Amazon sin necesidad de comprarlos y conoce la realidad de Cuba en profundidad.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Warner feliz

    Cualquier cosa estoy a sus ordenes

    1. Muchas gracias, Warner. Si tiene algún tema sobre el que quiere que escriba un artículo solo tiene que decírmelo. Un cordial saludo.

Deja una respuesta