En este momento estás viendo Cuba el mayor burdel del mundo.

Cuba el mayor burdel del mundo.

Cuba el mayor burdel del mundo

La historia de Cuba que nos relata los libros con los que los cubanos estudian, habla de una época oscura de la isla en la que La Habana era un burdel repleto de americanos que llegaban allí para tener sexo y jugar en los casinos, por tanto era una época en la que Cuba vivía un esplendor tipo Las Vegas pero que, según Fidel Castro, solo servía para prostituir a las mujeres cubanas.

Con la Revolución y la implantación del sistema comunista en la isla, la economía de Cuba cayó en picado y solo se sostuvo gracias a las aportaciones que hacía la URSS y posteriormente China, pero tras la caída del muro en 1989 se produjo el llamado periodo especial en Cuba en el que todas esas ayudas desaparecieron y es entonces cuando se produce el enorme desarrollo de la prostitución en Cuba que actualmente la ha llevado a convertirse en el mayor burdel del mundo

La importancia de la prostitución en la economía cubana.

El gobierno de Fidel Castro, en vez de frenar esta lacra social, se da cuenta de que los ingresos de divisas se multiplicaronn exponencialmente y de ahí nace la protección de los Castro a la prostitución. El 30 de noviembre de 1971, Fidel Castro dijo en uno de sus discursos: “En nuestro país, la prostitución se erradicó hace muchos años. En nuestro país, todas esas tristes y horribles cosas de una sociedad explotadora ya no existen”, una muestra más de la hipocresía que, emanando del Estado, impregna a toda la sociedad cubana y que se refleja en los miles de hombres y mujeres estafados en sus relaciones amorosas con cubanos y cubanas, de ellos los canadienses, italianos y españoles son la gran mayoría.

Cuba era en 1958 el tercer país de América Latina con mayor solidez monetaria por sus reservas de oro, dólares y valores convertible, pero en la actualidad el peso cubano no tiene ningún valor en el mundo, es por ello por lo que la entrada de divisas al país es tan necesaria y una de las bases de la economía cubana es el turismo sexual tanto de hombres como de mujeres.

Antes de que se produjese la revolución de Fidel, en 1959, la prostitución en Cuba era de un total de diez mil prostitutas, actualmente son más de cien mil. Estas cifras la sitúan en cabeza de la prostitución en América y el décimo país a nivel mundial.

En cualquier caso, esto son solo cifras, ya que Cuba, según el censo de 2018, tiene 5.667.477 mujeres, así que lo de las cien mil putas es irrisorio y en absoluto acreditable, ya que vayas a la ciudad que vayas te asediarán mujeres de toda condición, desde las más humildes hasta las más formadas, como médicos o ingenieras y todas sin excepción estarán encantadas de pasar una velada contigo que culminará en la cama, a cambio habrán disfrutado de una comida en un “paladar”, de unos mojitos y se llevarán a casa 30 dólares que tú graciablemente le darás para que se compren algo que necesiten. Si eso no es ser el mayor burdel del mundo que alguien me explique lo que es.

Pero, como digo, la hipocresía es parte esencial del ADN cubano y eso lo han mamado desde la tierna infancia. El CENESEX, Centro Nacional de Educación Sexual, desarrolló en enero de 2017 el 2º simposio internacional sobre violencia de género, prostitución, turismo sexual y trata de personas, lo cual es como si Jack el destripador nos diese una conferencia sobre el derecho a la vida y la integridad física de las personas.

Cuba el mayor burdel del mundo

Este centro, dirigido por Mariela Castro, lesbiana y defensora de los derechos gays en la isla, dice que en Cuba no hay razones económicas que estimulen la prostitución y que existen obstáculos en el camino a la hora de erradicarla en Cuba por “la baja percepción de riesgo sobre el fenómeno, la falta de experiencia de las autoridades y la tolerancia y aceptación por las familias de las mujeres u hombres que venden sus cuerpos”. Impresionante la falta de vergüenza de esta gente, cuando en la época republicana existían en La Habana diversas zonas de tolerancia donde se permitían los prostíbulos, pero actualmente la zona de tolerancia es la isla de punta a punta.

No dejes de leer La Gran Prisión, donde te cuento día a día durante casi cuatro años, cómo es la vida en Cuba.

Pero es, sin duda, el sistema político el que genera la necesidad de que las mujeres se prostituyan masivamente en Cuba, ya que hay muy pocas formas de subsistir en la isla que no pasen por esa forma de ganar algo más para llegar a fin de mes con la miseria que el patrón de todos los cubanos, Raúl Castro, paga a sus esclavos.

Estos esclavos son pagados en moneda cubana y con ella no se venden en Cuba la mayoría de los productos, como por ejemplo ropa, calzado, bolsos, electrodomésticos, productos de belleza y mil cosas más, es decir que el CUP o peso cubano queda relegado exclusivamente para comprar comida básica y digo básica porque para comprar pollo te ves obligado a ir a las tiendas que solo venden en CUC o moneda convertible

Entonces te preguntas ¿cómo es posible que si el salario lo pagan en CUP puedan tener CUC?, pues a base del mercado negro, de la prostitución y del dinero que los extranjeros van dejando, también por las famosas remesas, que son las transferencias internacionales que hacen a la isla los cubanos que viven en el extranjero y de las que el gobierno se queda con los dólares o euros y les da a las familias CUC para que se los gasten en las tiendas que a su vez son propiedad del Estado, un negocio redondo.


Cuba el mayor burdel del mundo

La prostitución en la isla es ilegal, tanto que el gobierno dice que no existe, pero no solo la permite sino que la alienta y entre los más interesados está la PNR, Policía Nacional Revolucionaria, que se aprovechan de jineteras y jineteros, a los  cuales les sacan el dinero para no llevárselos presos por algo tan banal como vivir en La Habana siendo de otra ciudad, por lo tanto, alrededor del mundo de la prostitución vive una gran parte de Cuba, desde el gobierno, hasta las familias cuyas hijas o hijos se casan con extranjeros, pasando por taxistas, hoteles, casas de alquiler, discotecas, bares y un sinfín de personas y negocios que se benefician de esta lacra social.

En definitiva, un negocio que extiende sus tentáculos a toda la isla y extracto social y que convierte a Cuba en el mayor burdel del mundo.

close

Si te ha gustado esta página

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

La Gran Prision

Échale un vistazo a mis libros en Amazon sin necesidad de comprarlos y conoce la realidad de Cuba en profundidad.

Deja una respuesta