Sexo en Cuba sin pagar.

Sexo en Cuba sin pagar.

Los favores sexuales son moneda de cambio en Cuba.

sexo en cuba sin pagar

Ya he escrito en otros post que se puede tener sexo en Cuba sin pagar, pero esto es algo vedado para los cubanos.

La vida de una mujer en Cuba es bastante más complicada que la de un hombre. La mayoría de las veces son mujeres jóvenes con hijos que no perciben ninguna ayuda de los padres de esos niños y se ven abocadas a buscarse la vida como pueden.

En Cuba hay un dicho muy popular, me engañan en el dinero, pero no en el trabajo. Y es que el cubano roba todo lo que puede de su lugar de trabajo. Ese es el verdadero valor de un trabajo, lo que puedes robar, no lo que vas a cobrar.

Aquél que trabaja en una panadería roba pan y, por lo tanto, si una mujer necesita pan y no tiene dinero lo más normal es pedirle un favor al panadero. Favor que se paga previamente con sexo.

Si el cubano es albañil tendrá acceso a los materiales, nadie los controla y por tanto podrá hacer algún arreglo a aquella mujer que lo necesita. Evidentemente se cobrará con sexo.

Otros venden ropa y les pueden hacer un regalito a aquella quinceañera que no tiene como comprarla, lógicamente ella pagará con sexo.

Tener sexo en cuba sin pagar está tan institucionalizado en la sociedad cubana que ya conté el caso de la camarera a la que le di 30 dólares para que arreglase su teléfono móvil y cuando fue a pagarme me enteré de que era su sueldo completo del mes, por lo que lo rechacé. Al día siguiente me dijo que se había comprado una ropa muy sexi para estrenarla conmigo en la cama.

sexo en cuba sin pagar

Aquellos que trabajan en un matadero son los que mejor viven, pues además de robar la carne y venderla en el mercado negro, consiguen tener seo de mayor calidad, ya que hay muchas cubanas que se mueren sin haber probado la carne de vaca.

Como ya sabemos, es un delito penado con muchos años de prisión el consumir carne de vaca, en mi obra La Gran Prisión os cuento muchas anécdotas al respecto.

El cubano no necesita tener mucho dinero. Por unos panes o un poco de harina tiene acceso a tener sexo con mujeres de todas las edades, desde demasiado jóvenes hasta casadas. Todas se venden por los productos básicos y es que en Cuba el sexo de la mujer vale para eso.

sexo en cuba sin pagar

La pérdida absoluta de valores que la revolución de Fidel Castro trajo al país ha convertido la prostitución como una forma de vida aceptada por la sociedad y ante la que maridos, padres e hijos cierran los ojos. Lo importante es que esa entrega carnal tenga frutos, en ese caso todo está permitido.

Por ello tener sexo en Cuba sin pagar es algo normal para el cubano y la cubana. A ello se suma el acoso sexual en el trabajo y en las escuelas. En escuelas secundarias, preuniversitarias y en la universidad, es normal que un profesor pida sexo a sus alumnas a cambio de aprobarles un examen. Además, todas saben que, si un profesor te pone el ojo encima y no tienes sexo con él, vas a suspender la asignatura estudies lo que estudies.

Las mujeres que sufren mayor acoso son las trabajadoras de hoteles, fábricas de elaboración de alimentos y las fábricas de tabaco, pues en estos sitios se pueden hacer buenos negocios con lo que se roba. El jefe roba y deja que los demás roben, así funciona el sistema a todos los niveles.

Es por eso que las mujeres no tienen más remedio que aceptar el seo de los jefes o encargados si quieren sacar tajada de su trabajo.

Lo más curioso de esta forma de tener sexo en Cuba sin dinero es que todas lo aceptan, ninguna lo denuncia porque no hay canales y porque unos se tapan a los otros ya que todos lo hacen. Por tanto, esta cadena de la prostitución consentida por maridos, padres e hijos no acabará hasta que cambie el régimen comunista en Cuba.

close

Si te ha gustado esta página

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

La Gran Prision

Échale un vistazo a mis libros en Amazon sin necesidad de comprarlos y conoce la realidad de Cuba en profundidad.

Deja una respuesta