En este momento estás viendo Trata de menores o prostitución infantil voluntaria en Cuba.

Trata de menores o prostitución infantil voluntaria en Cuba.

Trata de menores o prostitución infantil voluntaria en Cuba

Distingamos entre Trata de menores o prostitución infantil voluntaria en Cuba.

Mucho se ha escrito sobre la prostitución infantil en Cuba y los datos son impresionantes, pero pocos como yo han conocido de primera mano a estos depredadores sexuales que vienen al paraíso donde se pueden cumplir sus deseos sin ser molestados.

En mi libro La Gran Prisión te cuento muchos datos sobre personas de esta índole con los que tuve la desgracia de convivir y por eso puedo hacer un análisis más allá de lo que dicen las estadísticas y los órganos supranacionales al respecto.

El cubano vive en la lucha, como ellos dicen. Se refieren a la lucha por la supervivencia en un país acosado por el socialismo más extremista y que Fidel Castro impuso con su revolución, lo cual solo ha generado 60 años de pobreza sin límites y un futuro sin expectativas.

Cuando para tener pan en casa ves que tu madre se prostituye con el panadero y que además tu padre lo sabe, naces en un mundo sin barreras en el sexo. El sexo es una moneda de cambio y eso lo aprendes a muy tierna edad.

Trata de menores o prostitución infantil voluntaria en Cuba

En el colegio las niñas ya empiezan a hablar de sexo y a practicarlo muy jóvenes solo por placer. Pero si además saben que le regalan una pizza por hacerlo con un adulto, que trabaja en una pizzería y las roba, el tema se pone aún más interesante.

En la ciudad de Guantánamo, donde residí, apresaron a unos empleados de una pizzería porque desde hacía semanas no paraban de entrar estudiantes menores de edad en su apartamento. Se corrió la voz entre las niñas de que podían comer pizza mientras mantenían sexo con ellos y eso fue tan atractivo para ellas que iban en tropel, hasta que los vecinos los denunciaron.

Hay que tener en cuenta que en Cuba la edad de libertad sexual son los 16 años, por debajo de esa edad aplican el art. 310 del Código Penal con penas de 7 a 15 años de prisión. Por tanto, a los 16 son totalmente libres de tener sexo voluntariamente, por lo cual antes de esa edad ya están poniéndose al día de las artes que practicarán durante el resto de sus vidas.

Es tan común el sexo con menores en Cuba que muchos hombres que conocí me dijeron no practicarlo nunca con mayores de 17 y preferiblemente con muchachas de entre 13 y 16 años porque a partir de esa edad ya lo tienen muy dilatado. “Yo les regalo unos pesos y se van tan contentas, vienen a mi casa a buscarme, no tengo que ir tras ellas y además unas se lo cuentan a otras y siempre vienen a buscarme aquí, donde trabajo, para pedirme ir a mi casa por la tarde”. ¿Esto es trata de menores o prostitución infantil voluntaria en Cuba?.

Así me hablaba un joven de unos 30 años que se dedicaba a cambiar dinero en frente del hotel Martí en Guantánamo.

Antes de seguir tenemos que mentalizarnos de que lo que conocemos como prostitución infantil en el resto del mundo, no es el mismo término que en Cuba. Allí ocurre eso cuando la niña es forzada a practicarlo en su contra, pero no cuando lo hace voluntariamente.

Evidentemente estoy hablando desde el punto de vista de la sociedad, no de las leyes. Por tanto, el que una niña de 12 a 15 años tenga sexo con un adulto 30 años mayor que ella no es ningún escándalo. El cubano dice que “a esa le pica la tota”, es decir, el sexo y por tanto se tiene que satisfacer.

Trata de menores o prostitución infantil voluntaria en Cuba

Cuando hablamos de trata de menores y no de prostitución infantil voluntaria en Cuba imaginamos a las niñas deambulando por las calles oscuras al anochecer o recluidas en casas con el máximo secretismo. Eso es solo una cara de esta lacra social en Cuba, pero no de la que quiero hablar en este post.

Actualmente en Cuba puedes tener sexo con menores en cualquier ciudad, no es necesario buscarlas, eso solo lo hacen los depravados como los que conocí en la prisión La Condesa, alemanes, italianos y canadienses y cuyas historias te relato en mi libro La Gran Prisión. Yo no se si esas niñas practican la prostitución voluntariamente o son sus padres quienes las forzaban a hacerlo, lo que sí se es que las menores en la calle te asedian.

Cuando salen del colegio a media mañana, se pasan por la plaza de la ciudad y se detienen a jugar, pero sus juegos son buscar a los “yumas” con sus miradas, llamarles para pedirles que les regalen algo y, como siempre, compensarle con sexo. Un catalán que conocí en Guantánamo me decía que, de uniforme, le acompañaban a su habitación y después del sexo volvían a sus casas tan felices. “Mañana se lo contará a las amigas en el colegio y alguna le pedirá que la deje acompañarla para conocerme, pues también querrá probar”, me día y efectivamente así lo pude comprobar un día que fui a buscarle a su casa y una menor de uniforme me abordó preguntándome dónde vivía porque ella quería conocerle.

Esa es la prostitución de la que nunca se habla, pues siempre nos referimos a los informes de las autoridades responsables de este tema a nivel internacional o a datos policiales.

En el libro cuento cómo vi una niña de unos 14 años con un empresario de Elche, estaban comiendo juntos, uno enfrente del otro en una gran mesa y no hablaban nada. El dueño de la vivienda me dijo que iba todos los años dos veces y se pasaba tres meses prácticamente sin salir de la casa, solo teniendo sexo con la menor. “Los padres de ella lo agradecen mucho y si el español la rechaza se disgustan, por lo que la niña se porta muy cariñosa con él, de todas formas si no le gusta tengo muchas más en lista de espera para ofrecérselas”  me decía el propietario, cuyo trabajo era alquilar la habitación pero no se lucraba con la menor,  según me dijo, él solo quería que aquél hombre volviese cada año a su casa y para ello le ofrecía todos sus servicios.

Uno de los casos que conocí personalmente es el más sonado y relatado en la prensa internacional. Son tres italianos que fueron sentenciados a 25 años de cárcel por asesinato y corrupción de menores tras la muerte en el 2010 de una niña de 12 años durante una fiesta sexual en la ciudad oriental de Bayamo. ¿Qué te parece si te digo que dos de ellos se encontraban fuera del país en esa fecha y así lo prueban los registros de emigración?. Pues así es y hasta el Papa intervino para resolver esta injusticia, pero el gobierno cubano intenta ocultar la inmensa prostitución infantil de la isla con estas sentencias.

Las niñas están viendo como sus hermanitas de 18 años están trayendo algunas cosas a casa para ayudar a la familia, aunque la mayor parte de los que consiguen lo gastan en zapatos, bolsos, etc. Sus padres alaban a la adolescente y la niña quiere ser como su hermanita, por lo que comienza a actuar como ella. ¿Prostitución infantil en Cuba?, no amigos, no hay prostitución infantil en Cuba tal y como nuestra mente de primer mundo la entiende, lo que hay es una falta total de valores y muy especialmente en el tema del sexo

Trata de menores o prostitución infantil voluntaria en Cuba

Alguien llega a Cuba y de repente dice “esto es un paraíso”. Claro que es un paraíso, porque estás deseando sentir lo mismo que sienten las mujeres en tu país cuando los hombres las devoran con la mirada. Porque en tu país las mujeres no se dirigen a ti para decirte lo atractivo que eres, porque además no eres nada atractivo. Un país donde las mujeres se vuelven para mirarte, donde te paran y hablan contigo por la calle sin conocerte de nada y te piden conversación y unos minutos después te ofrecen sexo. Un país donde, en definitiva, te sientes deseado por todas las mujeres. Eso es un paraíso que muchos sueñan para sí.

La necesidad hace que las personas hagan cosas que no desean, pero cuando naces viendo a tu madre y hermanas hacerlo y además son infelices cuando no pueden hacerlo, entonces ya las cosas se hacen por rutina. Es un “modus vivendi”, nada extraño para ellos y ellas, pero chocante para ti.

Leo en un artículo al respecto de la prostitución de menores: “La explotación de menores prospera donde existe pobreza, y en eso Cuba no es diferente de otros países que atraen a turistas sexuales”. ¿Por qué hablan de explotación de menores cuando en realidad son las menores las que se sienten felices haciéndolo?. Tendemos a transponer nuestro pensamiento, nuestras costumbres sociales a todo aquél lugar al que vamos, pero en este caso Cuba es diferente.

La prostitución es el empleo más rentable en Cuba y practicarlo es un orgullo para las cubanas, las de 14 y las de 60 años, allí no se piensa como aquí.

De hecho, la cubana cuando sale de la isla sigue actuando igual. Buscando al hombre adinerado, mayor, que la mantenga, pero en un estatus que en Cuba jamás podría tener. Está en los genes, en la “educación” mamada desde la cuna, en la escuela, en la calle, en la familia. Nadie jamás se escandalizó por hacer lo que hacía, nadie la llamaba prostituta, al contrario, la miraban con envidia sana, pues todas querían ser como ella. ¿Por qué va a cambiar?. Y es más, ¿acaso puede cambiar?.

close

Si te ha gustado esta página

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

La Gran Prision

Échale un vistazo a mis libros en Amazon sin necesidad de comprarlos y conoce la realidad de Cuba en profundidad.

Deja una respuesta