En este momento estás viendo Lo que no te cuentan del Coronavirus.

Lo que no te cuentan del Coronavirus.

Actualmente, el coronavirus está azotando a más de cien países en todo el mundo.  Miles de millones de vidas corren peligro, y según dice el Partido Comunista Chino, esto habría comenzado espontáneamente en el Mercado de Mariscos de Wuhan, China.

La historia del Mercado de Mariscos de Wuhan

coronavirus

 Wuhan es la capital de la provincia de Hubei,  la ciudad más grande en China central.  El Mercado de Mariscos de Wuhan está en el distrito de Jianghan,  ciudad de Wuhan. Es un gran mercado  que vende cerdos y diversos mariscos congelados,  especias y también algunas carnes de caza.  Lo primero que se supo públicamente  sobre la epidemia fue una notificación interna  de la Comisión de Salud de Wuhan.  “Ha habido una continua sucesión  de casos de neumonía de causa desconocida”. 

El calendario del nacimiento del Coronavirus

El 30 de diciembre de 2019 se emite una nota que claramente requería que todas las unidades médicas  reportaran casos similares de neumonía desconocida.  La notificación se difundió por Internet.

El 31 de diciembre de 2019,  la Comisión de Salud de Wuhan emitió una notificación pública  por primera vez. En ella decía que algunas instituciones médicas  encontraron una relación entre los casos de neumonía  y el Mercado de Mariscos de Wuhan.  Sin embargo, la notificación señalaba  que no había evidencia de  “transmisión obvia entre humanos”  y no había personal médico infectado.

 El 1 de enero de 2020, el Mercado de Mariscos de Wuhan  notificó su cierre.  A esto le siguió una exhaustiva limpieza del mercado. Lo cual  le pareció a Guan Yi, reconocido experto de Hong Kong,  que la medida  era como destruir la escena de un crimen.

 Desde entonces, autoridades de Wuhan han dicho varias veces  que la mayoría de los casos de neumonía en Wuhan habían estado  expuestos al Mercado de Mariscos de Wuhan. 

El 26 de enero, el Instituto de Virología de los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ) de China  anunció que, 33 de las 585 muestras ambientales  del Mercado de Mariscos de Wuhan, contenían  el ácido nucleico del nuevo coronavirus.

Además añadió que el virus pudo ser aislado en  las muestras de cultivo positivo, lo que sugería  que el virus se originó en los animales salvajes que vendía el mercado.  Para entonces, la conclusión oficial era  que se sospechaba que el Mercado de Mariscos  de Wuhan era la fuente de la epidemia. 

Pero unos días más tarde,  un artículo en la revista Science  publicado en Internet cuestionó esa historia. 

coronavirus

El artículo citaba un estudio en The Lancet,  una de las principales revistas médicas del mundo. Y planteaba si la neumonía del nuevo coronavirus de Wuhan  podría no haberse originado en el mercado.  El estudio, titulado “Características clínicas de pacientes infectados  con el nuevo coronavirus de 2019 en Wuhan, China”,  fue publicado en The Lancet el 24 de enero. 

El primer autor del estudio es Huang Chaolin,  vicedirector del Hospital de Jinyintan,  el primer hospital designado para tratar la  neumonía desconocida en Wuhan

El artículo de esta revista es muy importante.  Revela mucha información.  Por ejemplo, este estudio dice que el primer paciente  se registró el 1 de diciembre.

Este paciente no estaba relacionado con el Mercado de Mariscos de Wuhan.  Tampoco se encontró una relación epidemiológica  entre el primer paciente y los siguientes.  Y luego, este estudio también dice que el 10 de diciembre  se registraron otros tres casos.  Dos de ellos no estaban relacionados con el Mercado de Mariscos de Wuhan.

No se venden murciélagos en el Mercado de Mariscos de Wuhan

coronavirus

 Este estudio contó un total de 41 pacientes,  y en 14 de ellos se demostró que no tenían  relación con el mercado de mariscos.  Eso es más de un tercio.  Y nadie vende murciélagos en el Mercado de Mariscos. Y los funcionarios del CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades )no mencionaron  haber visto murciélagos en el Mercado de Mariscos. 

Ciertamente, el estudio de The Lancet muestra que  el supuesto paciente cero no estuvo ni cerca del mercado

Segundo, que no hay murciélagos  en el Mercado de Mariscos, ni tampoco cerca. 

Este estudio contó un total de 41 pacientes,  y en 14 de ellos se demostró que no tenían  relación con el mercado de mariscos.  Eso es más de un tercio. 

Ciertamente, el estudio de The Lancet muestra que  el supuesto paciente cero no estuvo ni cerca del mercado

La idea de una propagación tan rápida entre la población,  como la que dicen ocurrió en el Mercado de Mariscos,  es altamente extraño e improbable.

 El 29 de enero,  The Lancet republicó un análisis de  99 casos confirmados en el Hospital de Jinyintan. De los cuales 50 no habían estado expuestos al mercado de mariscos

Es de destacar que los autores de los dos estudios. The Lancet  y New England Journal of Medicine  son doctores y expertos médicos en China continental.  Daniel Lucey, epidemiólogo de la Universidad de Georgetown,  dijo en respuesta al estudio de The Lancet que  si los datos son precisos.  El primer caso ya habría estado infectado  por el virus en noviembre de 2019,  debido al periodo de incubación  entre la infección y los síntomas.

 Esto implicaría que el virus se propagó silenciosamente  entre la gente en algunas partes de Wuhan  antes de que comenzara el cúmulo de casos con  exposición al Mercado de Mariscos de Wuhan  el 15 de diciembre

El primer grupo de expertos de  la Comisión Nacional de Salud llegó a Wuhan  el 31 de diciembre de 2019.  El panel de expertos estableció criterios de diagnóstico  luego de investigar el Hospital de Jinyintan en Wuhan  que indicaban tres estándares específicos:

1º Antecedentes de contacto  con el Mercado de Mariscos de Wuhan

2º Que la persona tenga fiebre

3º  Que exhiba toda la secuencia del genoma.

 Debían cumplirse los 3 estándares para confirmar un caso.  Este estándar se usó hasta que un segundo grupo de expertos,  que incluía a Zhong Nanshan,  llegó a Wuhan el 18 de enero  e hizo una revisión.

 ¿Por qué el nuevo grupo de científicos impuso la “exposición  al Mercado de Mariscos” como criterio  para el diagnóstico, sabiendo que al menos un tercio de los casos  no estaban relacionados con el mercado de mariscos?

 Claramente sabían de los 14 pacientes  no relacionados con el Mercado de Mariscos de Wuhan,  eso claramente significa que había otra fuente para el brote.

Las cifras que obtenemos de China  sobre nuevas infecciones y muertes  son muy sospechosas.  Sabemos que Beijing, durante 6 semanas  en diciembre y enero, suprimió la información  sobre la epidemia, y cuando la reconocieron  oficialmente el 20 de enero,  comenzaron una campaña para suprimir información.  Lo sabemos porque el Grupo Líder Central,  anunciado el 26 de enero,  incluye a 9 personas y  tiene muchos funcionarios de propaganda del Partido Comunista.  De hecho, el vicepresidente del grupo  es el responsable de propaganda del Partido Comunista.  Pareciera que el principal objetivo del Partido es  suprimir la información, controlar la narrativa de los hechos. 

La misteriosa secuencia genética

 El 10 de enero, China reveló la secuencia  completa del genoma del nuevo coronavirus de Wuhan. Y muchos de los mejores virólogos del mundo comenzaron a analizarla.

 El 7 de enero, el académico  Zhang Yongzhen del Instituto Nacional de  Control y Prevención de Enfermedades Contagiosas,  junto con la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Fudan  presentaron un estudio conjunto a Nature. 

El estudio fue publicado el 3 de febrero,  y señalaba que:

El coronavirus de Wuhan  está estrechamente relacionado con el CoVZC45 y CoVZXC21. Dos virus que el Ejército Popular de Liberación  tomó de murciélagos en Zhoushan.

 «El coronavirus de Wuhan tiene una  similitud de nucleótidos del 89.1% con el CoVZC45  e “incluso exhibe una similitud de aminoácidos del 100%  en las proteínas NSP7 y E”.

 Poco después de publicado el estudio,  otros científicos usaron Blast. Un programa desarrollado por el Instituto Nacional de Salud  y el Centro Nacional de Información Biotecnológica,  para comparar la secuencia del genoma del virus en base  a los datos entregados por autoridades chinas el 12 de enero.  Los resultados coincidieron con los de Zhang.  Otro científico, Lu Roujian,  del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades Chino,  y su equipo también publicaron un estudio  en The Lancet el 30 de enero.

 El estudio indicaba que el virus de Wuhan tiene una  similitud del 88% con dos coronavirus derivados de murciélagos. Similares al SARS,  obtenidos en Zhoushan, provincia china de Zhejiang.

 El primero en descubrir este virus derivado de murciélagos  fue un experto del Instituto de Investigación de  Medicina del Comando de Nanjing. 

Un estudio publicado en 2018 decía que  científicos de ese instituto detectaron  muchos coronavirus similares al SARS en murciélagos de Zhoushan,  conocido como el coronavirus de murciélago tipo SARS, el “virus de Zhoushan”. 

En resumen, científicos descubrieron que el coronavirus de Wuhan,  la actual pandemia,  es muy similar al coronavirus de murciélago tipo SARS  antes descubierto por el Instituto de Investigación Militar de Nanjing,  con una similitud de aminoácidos del 100% en la NSP7  y en la proteína de envoltura, la proteína E.

 ¿Qué significa esta gran similitud entre el COVID 19 y el SARS? 

coronavirus

Es raro ver una proteína 100% idéntica  cuando el virus cambia de especie.  Esto sugiere que quizás el virus  pudo ser generado mediante un proceso de ingeniería inversa.

El 21 de enero, investigadores del Instituto Pasteur  de la Academia China de Ciencias, Shanghai,  publicaron un estudio en Science China Life Sciences  que mencionaba un fenómeno importante:  la secuencia de una parte clave de la proteína S del virus del Wuhan  tiene una alta homología con el virus del SARS.

 ¿Qué son las proteínas S?

 En las conocidas imágenes del coronavirus,  son los “honguitos” que sobresalen de la superficie del virus.  Estas proteínas S, conocidas como proteínas espinas o proteínas de punta,  son la herramienta más importante para que el coronavirus  invada las células humanas.  Si comparamos al receptor, ECA2, en la superficie de la célula  de un cuerpo humano con una cerradura,  esta proteína S es la llave que abre la cerradura  de la superficie celular y luego invade la célula  para propagarse y destruirla.  Significa que el virus puede infectar las células humanas mucho más fácil,  y probablemente sea una de las razones más importantes  para la disfunción multiorgánica  cuando se tiene una enfermedad grave.  Pueden propagarse por el cuerpo humano mucho más rápido.

 La alta similitud de las proteínas S del SARS1 y ahora el SARS2,  es la proteína espina.  Es la cerradura y la llave.  Es lo que lo hace entrar a las células humanas.  Y sabemos que es la proteína espina patogénica  del SARS original.  Así que se permite el acceso a tejidos humanos  porque las proteínas espina de las cepas evolutivas naturales  no infectan a las células humanas para nada.

 Esa investigación se ha estado realizando en Wuhan  y publicando desde 2007.  Y claramente, si la proteína espina del SARS  no estuviera en el nuevo COVID-19 o SARS2,  no podría ingresar a las células humanas. 

Esto es otra evidencia de que no pudo surgir  en el Mercado de Mariscos de Wuhan porque  ¿cómo consigues esa proteína espina del SARS original  en los murciélagos o de otra manera?. Evidentemente viene de un laboratorio.  La investigación de la secuencia del genoma   del virus reveló muchos datos esenciales.

 Según un artículo del 28 de febrero  del South China Morning Post,  el laboratorio P3 de Shanghai,  el primero en compartir el genoma del coronavirus de Wuhan  con el mundo, tuvo que cerrar por orden de las autoridades,  lo que impidió seguir investigando al virus. 

El profesor Zhang Yongzhen y su equipo,  que publicaron la secuencia del genoma el 11 de enero,  trabajaban en este laboratorio.  Según un artículo del 26 de febrero en Caixin,  el equipo de Zhang Yongzhen aisló y completó  la secuencia del genoma del antes desconocido virus  el 5 de enero.

 El mismo día,  el Centro Clínico de Salud Pública de Shanghai  reportó el descubrimiento a la Comisión Nacional de Salud  y recomendó medidas de prevención.  No hubo respuesta hasta el 11 de enero.

 Fue ahí que el equipo decidió hacer pública  la secuencia del genoma del virus en virological.org  y se convirtió en el primer equipo del mundo en hacerlo.  Caixin también informó que el Comité de Salud de Hubei  había notificado a organizaciones de secuencias de genomas  el 1 de enero sobre el cese de los  análisis de las muestras del virus de Wuhan.

 “Las muestras de virus existentes deben ser destruidas.  Queda prohibida la publicación de información  sobre las muestras, estudios y datos relacionados”.

 El 3 de enero, la Comisión Nacional de Salud de China distribuyó  la “Carta de Notificación 2020 No. 3”  con una directiva similar.  Luego, la antes activa comunidad científica china  de repente cayó en un lúgubre silencio. 

¿Qué intentaba ocultar el Partido Comunista Chino? 

Esto nos dice que el gobierno chino  está censurando la información.  No permiten secuenciar las muestras,  ni permiten que se publique la secuencia  ni que sea enviada al GenBank. 

Los descubrimientos de la Dra. Shi Zhengli

coronavirus
Shi Zhengli, conocida como la «mujer murciélago» de China por sus expediciones de caza de virus en cuevas de murciélagos, libera un murciélago de frutas después de tomar muestras de sangre en 2004. Crédito: Instituto Wuhan de Virología

Al investigar la secuencia del genoma,  es significativo que  la Proteína S del coronavirus de Wuhan fuera crucial  en su capacidad de cambiar de especies e infectar a humanos.  Al investigar estudios similares en Internet,  una viróloga china en particular captó mi atención.  Ella pasó años estudiando murciélagos y coronavirus.  Fue la primera en encontrar la clave para que  los coronavirus superen las barreras entre especies  e infecten directamente cuerpos humanos.  Fue la primera en descubrir que  el virus del SARS era el resultado de una reestructuración de  muchos coronavirus tipo SARS de los murciélagos.  Su nombre es Shi Zhengli,  y ella podría ser un eslabón importante hacia el origen del virus.

 Wikipedia describe a Shi Zhengli como una  “viróloga e investigadora china  del Instituto de Virología de Wuhan,  que es parte de la Academia China de Ciencias”.

 Al investigar más, resulta que Shi Zhengli  ha sido una figura controvertida  desde comienzo del virus de Wuhan.  Se debe a un estudio que publicó en 2015  sobre su propia investigación de virus sintéticos.

 Caixin, medio de comunicación vinculado  al Partido Comunista Chino,  entrevistó a Shi Zhengli  para tratar de refutar esos rumores.  La Dra. Zhengli Shi es una de las mejores expertas en China  que estudia los coronavirus en el Instituto de Virología de Wuhan.  Tiene muchas publicaciones derivadas  de recoger e identificar coronavirus de murciélagos en cuevas.  Su laboratorio tenía estas capacidades,  una capacidad muy sofisticada para generar mutaciones  para adaptarlos a la expresión humana.

 Shi Zhengli publicó no uno,  sino cuatro estudios en total.  Cada uno contenía información importante.  Desde el brote de SARS en 2003,  Shi Zhengli ha estado investigando los coronavirus. 

A partir de 2010, el foco de Shi y su equipo  pasó a identificar la capacidad de  transmisión de los coronavirus entre especies,  específicamente enfocándose en la proteína S  de los coronavirus.  En otras palabras, la investigación de su equipo en el laboratorio de Wuhan  ha analizado la parte que  hace que los coronavirus se transmitan a humanos.

 En junio de 2010, un equipo del que formaba parte Shi Zhengli  publicó un estudio.  Describía la investigación para entender la susceptibilidad de  las proteínas de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ECA2)  de diferentes especies de murciélagos a la proteína S del virus del SARS.  En los experimentos,  también modificaron los principales codones de aminoácidos  para mutar la ECA2 de murciélagos y así examinar la compatibilidad  con la proteína S del SARS.  Este estudio demostró que conocían la  relación especial entre la proteína S  y el receptor de la ECA2. 

También significaba que Shi había descubierto el pasaje  para que los coronavirus entren al cuerpo humano

En octubre de 2013, Shi y su equipo publicaron un estudio  en la prestigiosa revista científica Nature.  Se refirieron a un gran avance en la investigación de coronavirus.

coronavirus

 ¿Qué avance?.  Que lograron aislar tres virus de murciélagos,  uno de los cuales con una proteína S  que se integraba con receptores ECA2 humanos.  Esto en efecto demostró  la infección humana directa de virus tipo SARS  sin necesidad de huéspedes intermedios.  En noviembre de 2015,  Shi y su equipo en el laboratorio de Wuhan  volvieron a publicar un estudio,  esta vez en la revista británica Nature Medicine.

 Hablaron de la creación de un virus sintético,  un virus quimérico autorreplicante.

  El virus usaba como marco al virus del SARS,  con la principal proteína S reemplazada  por la encontrada en el coronavirus de murciélago  que mencionó en su estudio de 2013.  El nuevo virus mostraba una poderosa capacidad  de infectar entre especies.  Los ratones infectados con este virus sintético  mostraron un severo daño pulmonar sin cura.  Es decir, que el hecho de que Shi pudiera empalmar el virus del SARS  fue la llave que abrió la puerta a la transmisión entre especies

Lo alarmante es que los experimentos con  ratones fueron solo la punta del iceberg.  Pensaron en pasar a experimentar con primates. 

Aunque Shi Zhengli no indicó  ninguna conclusión de esta investigación,  su decisión de experimentar con primates sugiere  que fue para simular mejor la infección de humanos  con el nuevo virus sintético. 

Esto no estuvo falto de controversia,  y el experimento de Shi rápidamente provocó  amplios debates en la comunidad académica.  Simon Wain-Hobson, del Instituto Pasteur de Francia,  expresó su gran preocupación. Le dijo a Nature:

  “Si el nuevo virus escapara, nadie podría predecir la trayectoria”.

 Podría propagarse en cualquier lado.  Eso es exactamente lo que está pasando,  el virus está en todas partes,  y no podría propagarse tan rápido por varios países,  excepto a través de laboratorios por los científicos que lo están estudiando. 

Otros estudios apoyan firmemente la idea  de que este nuevo coronavirus surgió de un evento de recombinación,  es decir, cortar y pegar dos virus distintos.

 Así que su trabajo prueba o apoya firmemente la hipótesis de que  no es posible que se haya generado en una transmisión  zoonótica natural, sino que  tuvo que provenir de un ámbito hospitalario, un ámbito de laboratorio,  casi seguro del nivel de bioseguridad del centro de investigación de Wuhan.  Sin embargo, esto no acabó con la investigación de Shi.

 El 14 de noviembre de 2018, Shi Zhengli habló en  la Escuela de Ciencias Biológicas y Biotecnología  de la Universidad Jiao Tong de Shanghai.  El tema fue “Coronavirus de murciélago y su infección entre especies”.  Los artículos del evento fueron eliminados  del sitio web de la universidad. 

El 16 de octubre de 2014,  la administración Obama,  cautelosa ante potenciales peligros para la salud pública  de experimentos de “ganancia de función”  con SARS, MERS e influenza,  anunció con los Institutos Nacionales de Salud  que suspendería el financiamiento de tales experimentos.  La suspensión incluyó el proyecto de investigación de Shi Zhengli,  “Ingeniería genética de coronavirus tipo SARS en murciélagos”,  una colaboración con el Dr. Ralph Baric,  virólogo de la Universidad de Carolina del Norte. 

Luego del brote en Wuhan,  científicos indios compararon la secuencia de la proteína S  entre el 2019-nCoV y el SARS.  Descubrieron que el 2019-nCoV  tenía 4 secuencias insertadas,  las cuales se encuentran en las secuencias del VIH,  buscando en GenBank.  Shi Zhengli desacreditó las observaciones,  aunque nunca negó la existencia  de las 4 secuencias insertadas.  Sin embargo, indagando en Genbank, científicos  descubrieron que:

 Solo hay 3 virus  con todas las secuencias:  uno es el virus del VIH,  otro es el coronavirus de murciélago descubierto por Shi  y el tercero es el nuevo coronavirus de Wuhan.

Con el análisis de la secuencia y la comparación  del virus SARS2 (Covid-19),  pareciera que tiene genes provenientes de humanos  y otras especies, incluyendo una envoltura, la gp41 del VIH.  ¿Qué es la gp41 del VIH? 

La  gp41 es la proteína del VIH  que funciona como llave para infectar cuerpos humanos,  lo que provoca la falla funcional del sistema inmune.  Si se confirma el descubrimiento de la directora del Laboratorio de Mecanismos Antivirales del INC (Instituto Nacional del Cáncer) de EE.UU., la bióloga molecular Judy A. Mikovits y sus colegas,  significaría que la parte infecciosa del virus de Wuhan,  la proteína S, tiene incorporada la secuencia de la principal proteína del VIH. 

El secreto del Laboratorio P4 de Wuhan

 El 23 de enero de 2020, el virus de Wuhan explotó.  Mientras Wuhan anunciaba el cierre de la ciudad,  Shi Zhengli y su equipo publicaron un estudio diciendo que  el probable origen del coronavirus de Wuhan era un murciélago.  Esto se publicó en Nature el 3 de febrero.  El estudio indicaba que el virus de Wuhan  usaba la misma “llave” que el SARS  para ingresar al cuerpo humano.  Shi también anunció que la secuencia del genoma del 2019-nCoV  era 96.2% consistente con un coronavirus de murciélago  originario de Yunnan, China, llamado RaTG13,  apuntando a una fuente natural del virus de Wuhan.  Sin embargo, la afirmación de Shi sobre el origen natural era dudosa. 

El brote ocurrió en Wuhan,  la misma ciudad que el laboratorio P4  donde estaba Shi, el cual alberga virus muy similares.  El sentido común haría que el gobierno primero inspeccionara  el laboratorio P4 por cualquier incidente de filtración  y posibles preocupaciones de seguridad.  En cambio, desviaron la atención pública  del laboratorio P4 al Mercado de Mariscos de Wuhan  que no vendía murciélagos, y dijo que ese era el origen de la enfermedad.  Al mismo tiempo, las autoridades sellaron las muestras de virus,  evitaron que expertos internacionales  participaran de la investigación,  y usaron la TV nacional para difamar a médicos  como Li Wenliang, que reveló el brote,  por difundir rumores. 

Si el virus de Wuhan realmente surgió naturalmente,  ¿por qué el Partido Comunista Chino censuraría noticias relevantes  o bloquearía investigaciones?

Muestras de virus y secuencias de genomas podrían ser los ingredientes  necesarios para encontrar respuestas. 

Casi cada enfermedad que surge en China  empieza en la provincia de Guangdong,  la provincia que rodea Hong Kong, en el sur.  Pero Wuhan está en la parte central del país,  por eso esto es muy inusual. 

Y el hecho de que pudo haber comenzado cerca del  Instituto de Virología de Wuhan, el laboratorio de bioseguridad P4,  es extremadamente perturbador.  No es una teoría conspirativa pensar que  el coronavirus surgió en el laboratorio de Wuhan

Ahora no lo sabemos,  hasta que lo sepamos, la teoría sobre el origen de laboratorio  es ciertamente algo a considerar.  Luego del brote,  el Instituto de Virología de Wuhan mantuvo un raro silencio. 

Normalmente,  el instituto de mayor nivel de investigación en virología del país  debería ser el primero en responder activamente  cuando todo el país trabaja constantemente  para tratar de controlar una enfermedad como esta,  que encaja tan bien con el tipo de virus  que sus científicos investigaban.  En contraste, el Instituto mostró abiertamente en la CCTV  sus esfuerzos por detectar y prevenir el brote  de virus en cerdos en Guandong en 2018.

 Cabe señalar que en el Instituto de Wuhan ocurrieron  cosas anormales desde comienzos de 2020.

 2 de enero: Circuló un email del director general  del Instituto para todo el personal.  El asunto fue “Notificación respecto a la estricta prohibición de revelar  toda información relacionada con la neumonía desconocida de Wuhan”.

 “La Comisión Nacional de Salud claramente ordena que  toda detección, dato empírico, resultado y conclusión relacionado con  el brote no puede publicarse en medios propios o redes sociales,  ni revelarse a ningún medio (incluso prensa estatal)  u organizaciones de colaboración  (incluyendo compañías de servicio técnico)”.

 21 de enero: Una nueva droga,  “Remdesivir”, ofrecida gratis por EE.UU. a China  para el tratamiento del coronavirus de Wuhan, fue patentada por el Instituto.

 3 de febrero: El Dr. Wu Xiaohua usó su nombre real para revelar  que sospechaba que la descuidada gestión de laboratorio  de Shi Zhengli habría provocado la filtración del virus.

 4 de febrero: El presidente de Duoyi, Xu Bo,  denunció con su nombre real  que sospechaba que el Instituto de Virología de Wuhan  había creado y esparcido el virus.

  7 de febrero: La “máxima experta en armas bioquímicas”  del Ejército Popular de Liberación, Chen Wei,  tomó oficialmente el control del laboratorio P4 del Instituto de Virología de Wuhan.

  14 de febrero: El líder chino Xi Jinping pidió incluir  la bioseguridad en el marco de la seguridad nacional  y acelerar la promulgación de una ley de bioseguridad.

 15 de febrero: El Instituto refutó rumores que circulaban  en redes sociales chinas de que la licenciada Huang Yanling  era la paciente cero y había fallecido.  Aunque la foto, el CV y la tesis de Huang  fueron eliminados del sitio web oficial de Instituto,  y solo quedó su nombre.

 17 de febrero: La investigadora del instituto Chen Quanjiao  denunció con su nombre real  que la directora general del Instituto,  Wang Yanyi, era sospechosa de liberar el virus.  Me gradué de la Universidad de Virginia en 1980.  Mi primer empleo fue en el Instituto Nacional del Cáncer,  ubicado en Fort Dietrich, Maryland,  el mismo lugar que alberga al USAMRIID,  el Instituto de Investigación de Enfermedades Infecciosas del Ejército de EEUU,  un centro de nivel 4 en bioseguridad similar al centro en Wuhan.  Entonces estos centros es donde investigadores…  yo fui allí.  Puedes ver fallos de seguridad, por todos lados.  Por eso no tengo dudas de que al Nivel 4 de bioseguridad chino  también le faltaba seguridad.  Se puede decir que no les importa.

  El 23 de enero, el día que cerraron Wuhan,  un sitio web francés, challenges.fr, publicó un artículo  que revelaba muchos detalles sobre la colaboración entre  Francia y China para establecer el laboratorio P4 en Wuhan. 

coronavirus

En 2003, luego del brote del SARS en China,  la Academia China de Ciencias pidió asistencia  al gobierno francés para construir un  centro de investigación en virología del más alto nivel.  Con el apoyo del entonces primer ministro francés Raffarin,  ambos países firmaron un contrato para  construir en conjunto el laboratorio P4  generando muchos comentarios.  Según el contrato, el arquitecto francés RTV en Lyon  estaba a cargo de la ingeniería del laboratorio,  pero las autoridades chinas derivaron el trabajo  a un arquitecto de Wuhan, IPPR.  Según la investigación del  Directorio General para la Seguridad Externa,  IPPR tenía grandes lazos con dependencias del ejército chino,  algunas de las cuales ya eran objeto de preocupación para la CIA americana.  Dentro de los 12 departamentos dependientes,  había una “Oficina de Gestión Militar” específica.  Los franceses lo pospusieron varias veces  por preocupaciones de seguridad.

 En 2017 finalmente el laboratorio P4 de Wuhan  comenzó a operar.

 La seguridad francesa seguía sospechando que  el régimen chino estaba realizando experimentos de armas bioquímicas. 

¿Quién es el jefe real del laboratorio P4?

coronavirus

 El laboratorio P4 de Wuhan dependía del  Instituto de Virología de Wuhan, que  está gestionado por la Academia China de Ciencias.  El director del laboratorio era Yuan Zhiming,  que también dirigía la  división de Wuhan de la Academia China de Ciencias.  El diseño y la financiación para la construcción fueron responsabilidad  de los exvicepresidentes de la Academia,  Jiang Mianheng (1999-2011)  y Chen Zhu (2000-2007).  Jiang Mianheng es el hijo mayor del exlíder del PCCh (Partido Comunista de China) Jiang Zemin.  Cuando Jiang Zemin ascendió al poder  después de la Masacre de Tiananmen,  su hijo ingresó a la Academia y dirigió el Instituto  de Investigación y Desarrollo de Alta Tecnología. 

Jiang Mianheng creó el Instituto de Ciencias Biológicas de Shanghai,  y junto con la Academia China de Ciencias,  institutos y universidades de Shanghai,  hospitales de Shanghai, hospitales militares  e institutos de investigación,  formó un grupo lucrativo de organizaciones de ciencias biológicas.  Controlaban los grandes proyectos de investigación de ciencias biológicas de China  y la asignación de gran financiamiento.  Jiang Zhicheng, hijo de Jiang Mianheng,  es accionista mayoritario de WuXi AppTec,  que a su vez controla Fosun Pharmaceutical,  el agente de China para Remdesivir. 

coronavirus

 A su vez, Chen Zhu es el actual presidente  de la Sociedad de la Cruz Roja de China,  que ha enfrentado varios escándalos desde el brote. 

En 1999, cuando Jiang Zemin estaba en el poder,  el Ejército Popular de Liberación publicó un libro,  “Guerra sin restricciones”

Guerra sin restricciones. El manual de la guerra moderna.

coronavirus

Este libro habla de las estrategias para que  una nación débil combata contra una nación más fuerte  en el contexto de la guerra moderna.  Uno de los autores, Qiao Liang, escribió:  “Después de la Primera Crisis del Estrecho de Taiwán,  nos dimos cuenta de que si el ejército chino y americano  lucharan frente a frente, estaríamos en desventaja.  Por eso necesitamos una nueva estrategia  para ayudar a nuestro ejército a alterar la balanza de poder”.  Esta nueva estrategia se llama guerra sin restricciones,  una serie de medios que superan los límites,  sin restricciones.  Podrían ser militares,  como la guerra de guerrillas, terrorismo, guerra bioquímica,  o podrían no ser militares, como tráfico de drogas,  envenenamiento, destrucción ambiental y  difusión de virus informáticos. 

coronavirus

El experto israelí en guerra biológica  y exagente de inteligencia  Dany Shoham publicó un estudio en 2015  en la Revista de Estudios de Defensa de la India.  Señaló que China no se perdería, saltaría o abandonaría  ninguna tecnología  avanzada,  especialmente tecnología relacionada a lo militar.  El artículo señala que China tenía 12 centros  relacionados con el Ministerio de Defensa Nacional y  30 centros dependientes del EPL (Ejército Popular de Liberación) participando en la investigación, desarrollo, fabricación,  prueba o almacenamiento de armas biológicas.

coronavirus

 El Dr. Francis Boyle, doctor de Harvard famoso por redactar  la Ley contra el Terrorismo de Armas Biológicas de 1989,  expresó claramente: “El nuevo coronavirus que enfrentamos  es un arma ofensiva de guerra biológica”.  La Federación de Científicos Americanos  expresó preocupaciones similares en un informe de evaluación.  La organización cree que el PCCh  (Partido Comunista Chino) poseía proyectos avanzados de guerra química,  incluyendo investigación, desarrollo, fabricación  y armamento.

Alineamiento del CDH de la ONU y la OMS con China

Dado lo alineado que parecen estar estos Organismos con las narrativas del régimen chino,  no se  puede evitar cuestionar el rol de la OMS  (Organización Mundial de la Salud) en esta catastrófica pandemia. 

Solo hay que mirar la foto de  Tedros y Xi estrechando manos.  Xi parado en China y Tedros yendo hasta allí.

coronavirus

Realmente es un indicativo de cómo China controla  muchas de estas instituciones internacionales. 

Se puede ver que la OMS en esencia sigue  las directivas del Partido Comunista Chino.  Se puede ver que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU  de igual modo sigue lo que China dice.  Desde el comienzo del brote de coronavirus,  el Partido Comunista ha hecho lo posible  por evitar que los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ) y otros  estudien el origen de la enfermedad.  No sabemos qué hay allí,  pero el hecho de que el Partido Comunista lo esté encubriendo  debería preocuparnos mucho.

 Luego se ve a la OMS apropiarse de YouTube.  Lo increíble es que ahora, abajo de cada video en YouTube,  la OMS obliga a poner un link para ir a su sitio web.  Si alguna persona no sabe  qué es la Organización Mundial de la Salud,  van allí a ver la propaganda,  no los hechos, no la verdad.  Ven la propaganda  Obtienen los temas de discusión de la OMS.  Y eso es muy.grave.  Es una vergüenza que corporaciones americanas,  especialmente redes sociales como Google,  como Facebook y Twitter,  estén tratando de censurar, o prohibir, o bloquear  o manipular algoritmos,  etcétera  para evitar una conversación honesta,  la mejor manera en que tendremos respuestas  a todo esto.

El Banco Mundial y muchas instituciones internacionales han adoptado la postura de que  si el Partido Comunista Chino les dice que lo hagan,  lo harán.  No me sorprende para nada lo que dice la OMS.    Cada país tiene enfermedades, pero en China  se vuelven emergencias nacionales y emergencias mundiales  porque la verdadera enfermedad es el comunismo.  El Partido Comunista Chino desató una extensa y  agresiva campaña de desinformación mundial.  El impulso propagandístico, que aumentó en las últimas semanas,  apunta principalmente a quitar la culpa al régimen chino  por el mal manejo del coronavirus de Wuhan,  sembrar discordia internacionalmente y plasmar la imagen  de que el régimen contuvo el brote.

Este artículo se ha realizado recopilado la información expuesta en NTD NEWS

close

Si te ha gustado esta página

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

La Gran Prision

Échale un vistazo a mis libros en Amazon sin necesidad de comprarlos y conoce la realidad de Cuba en profundidad.

Deja una respuesta