En este momento estás viendo Deseos vs Planes. Los dirigentes cubanos y el pueblo inculto de Cuba.

Deseos vs Planes. Los dirigentes cubanos y el pueblo inculto de Cuba.

La mayoría de las personas de este, nuestro mundo, tienen infinidad de deseos. En esos deseos se basa su vida. Quiero, me gustaría, ojalá, si yo pudiese…

Sin profundizar mucho en la conversación con estos descerebrados que forman el 90% de nuestra sociedad llegamos a la conclusión de que todo lo basan en si tuviesen dinero suficiente para hacer realidad sus deseos. Los cubanos son el prototipo de estas personas.

Basar la vida en deseos es la herencia de la ignorancia difundida por la revolución cubana

Pero, curiosamente, ninguno tiene un plan para conseguir sus objetivos. Porque, simplemente no tienen objetivos, solo deseos.

Tengo deseos pero no planes.

El cubano se pasa la vida quejándose de su situación financiera en la cual basa su felicidad. Pero ninguno puede encontrar la felicidad en su interior, que es donde realmente se encuentra, ya que todos ponen un precio a esa felicidad y sin dinero ni por supuesto valentía, jamás lo conseguirán.

Siempre están quejándose, continuamente reclamando de cómo la vida les trata. Pero ellos y ellas prefieren dedicar su tiempo a la felicidad que les da las estupideces de internet o la TV a la que dedican horas y horas en vez de usar la cabeza veinte minutos al día para diseñar un proyecto de vida.

Para conseguir un objetivo en esta vida no es indispensable el dinero.

Lo que sí es indispensable es la inteligencia. Por supuesto, para conseguir un deseo solo se necesita dinero.

Pero deseo y proyecto de vida son dos cosas muy diferentes que la inmensa mayoría de la gente confunde por su alto nivel de estupidez, aunque sean ingenieros aeronáuticos y aeroespaciales.

La capacidad de saber realmente lo que quieres es el gran problema de todos. Porque esta gran mayoría que puebla nuestro planeta realmente no sabe lo que quiere. Solo tienen deseos.

El primer paso es tener un objetivo. No un deseo. Si eres incapaz de entender la diferencia sigue leyendo para entenderlo.

El segundo paso es pensar cómo vas a conseguir tu objetivo. Aquí tenemos otro gravísimo problema y es que pensar es una tortura sicológica que a la gran mayoría de los cubanos, como a otros muchos, les produce ansiedad, dolor de cabeza y malestar general.

La tercera y última fase es ponerse en marcha para ejecutar el plan. Aquí muere la mayoría porque se dan cuenta de que tienen que hacer un gran esfuerzo y no están dispuesto a ello.

Así que la conclusión de todos ellos es volver al principio. Seguiré quejándome, llorando por lo mal que me trata la vida y lo bien que trata a otros. Esperaré que pase lo que tenga que pasar y si es bueno daré gracias a Dios, pero si es malo le echaré la culpa a mi mala suerte. Nunca a mí por mi pasividad, por supuesto.

El perfil de los dirigentes cubanos.

Este es el perfil del imbécil que nos rodea. Con el que convivimos diariamente. El que nos manda mensajes de WhatsApp continuamente lloriqueando por lo mal que le trata la vida.

Y también es el perfil de los dirigentes cubanos.

Estos personajes, carentes de la más mínima inteligencia, están exentos de necesidades. Ya que disfrutan de todo lo bueno que la vida les puede dar a nivel económico. El problema que tienen es que deben seguir engañando al pueblo constantemente para enriquecerse a costa de ellos y eso sí es un problema porque su estupidez les impide hacerlo dignamente aunque, por desgracia, una multitud de miserables imbéciles muertos de hambre les apoya.

Imagínate el problemón que tiene un dirigente cubano para justificar que los deseos del pueblo es algo que deben de olvidar. Ellos tienen que explicarle al ciudadano cubano que todo eso que ellos quieren son solo deseos. Por tanto, no deben de hacer planes para conseguirlos porque nunca los van a obtener. Esos planes nunca los van a poder llevar a cabo porque no tienen oportunidades. Tampoco tienen dinero para sus deseos, por eso tienen que pedirle eses dinero a sus familiares que están fuera de Cuba partiéndose el cuerpo trabajando de sol a sol. Esto me recuerda a las sanguijuelas que se alimentan de la sangre de otros.

La concepción social que ha creado la revolución en estos más de 60 años es solo un reflejo del propio gobierno.

Me explico. El gobierno chupa la sangre de los cubanos para vivir bien y los cubanos chupan la sangre de los familiares que están en el extranjero para poder vivir bien.

El sistema se ha transmitido generacionalmente y está enraizado de tal manera que todos los cubanos tienen la firme convicción de que su misión es ayudar a sus familias enviándoles dinero, el no hacerlo es pecado mortal.

Y yo me pregunto, ¿ustedes creen que haciendo eso están ayudando a tener una Cuba libre?.

¿No será que están contribuyendo a alimentar a unas personas que seguirán tranquilamente aguantando la dictadura cubana porque pueden vivir holgadamente con el dinero que otros se ganan honradamente y a base de un gran esfuerzo de otros?.

Qué bueno es recibir dinero todos los meses de aquellos que se han jugado la vida para salir de Cuba y trabajan 14 horas al día. Pero, que sinvergüenza hay que ser para aceptar ese dinero no habiendo tenido la valentía que ellos tuvieron.

¿Son ustedes conscientes de que las remesas alimentan y sostiene al régimen castrista?.

La dictadura cubana se sostiene por los cubanos en el extranjero. Sí, si, no me pongan caras raras. Son ustedes los que enviando dinero a sus familias sufragan los gastos de la dictadura.

Jamás Cuba será libre mientras haya cubanos enviando dinero a la isla.

Los deseos son deseos y los proyectos de vida son otra cosa. Todos tenemos deseos, pero planificamos un proyecto para conseguir ese objetivo y entonces pasamos de ser niños con deseos a adulto con objetivos.

La sociedad cubana se basa en deseos de niño. Dame, necesito, no tengo, quiero….

Solo aquellos valientes que han abandonado la isla para cumplir sus objetivos alcanzarán sus objetivos y por ende sus deseos, el resto son, a mi entender, sanguijuelas de los bravos cubanos que decidieron un día no seguir “comiendo mierda”.

Si te ha gustado esta página

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

close

Si te ha gustado esta página

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

La Gran Prision

Échale un vistazo a mis libros en Amazon sin necesidad de comprarlos y conoce la realidad de Cuba en profundidad.

Deja una respuesta