Coronavirus en África, una bomba de tiempo.

Coronavirus en África, una bomba de tiempo.

Hasta ahora, las cifras oficiales parecían sugerir que el África subsahariana, hogar de más de mil millones de personas, había tenido suerte. 

Que el Coronavirus en África es una bomba de tiempo lo demuestra el mapa interactivo de los casos reportados de COVID-19 administrados por la Universidad Johns Hopkins que muestra grandes manchas rojas en casi todas partes, excepto África subsahariana.

Pero ahora los números están aumentando rápidamente. Sudáfrica, que tuvo su primer caso hace 10 días, ahora tiene 61 y justo ayer, Ruanda, Guinea Ecuatorial y Namibia informaron sus primeros casos, lo que eleva el número de países afectados a 23. El coronavirus en África es una bomba de tiempo y algunos científicos creen que COVID-19 también está circulando en silencio en otros países. «Mi preocupación es que tenemos esta bomba de tiempo», dice Bruce Bassett, un científico de datos de la Universidad de Ciudad del Cabo que ha estado rastreando los datos de COVID-19 desde enero.

Africa, una bomba de tiempo en la propagación de coronavirus

Y aunque el manejo de la pandemia en África ha recibido poca atención mundial hasta el momento, los expertos temen que el virus pueda devastar países con sistemas de salud débiles y una población desproporcionadamente afectada por el VIH, la tuberculosis (TB) y otras enfermedades infecciosas. El «distanciamiento social» será difícil de hacer en las ciudades y tugurios superpoblados del continente.

«Realmente no tenemos idea de cómo se comportará COVID-19 en África», dice la pediatra e investigadora del VIH Glenda Gray, presidenta del Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica. El mes pasado, el Director General de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien es etíope, dijo que su «mayor preocupación» era la propagación de COVID-19 en países con sistemas de salud débiles.

Detección de pasajeros

Más de 40 países en África ahora tienen la capacidad de hacerse la prueba de COVID-19, frente a solo dos durante las primeras etapas del brote en China. Pero el foco de la vigilancia africana de COVID-19 ha estado en los puntos de entrada de los países, y las pruebas han dirigido a personas con un historial reciente de viajes a áreas de brotes en el extranjero. Sin embargo, la detección de fiebre en los pasajeros ha demostrado ser en gran medida ineficaz porque no atrapa a las personas aún en su fase de incubación, hasta 14 días para COVID-19. Tampoco detectará casos que ocurran en comunidades africanas. “Creo que los casos se están deslizando por la red. Hay una necesidad urgente de investigar y abordar este punto”, dice Francine Ntoumi, parasitóloga y experta en salud pública de la Universidad Marien Ngouabi en la República del Congo.

Una forma de averiguar si la enfermedad se está propagando en la comunidad es mirando a los pacientes que se presentan con enfermedades similares a las gripes en clínicas y hospitales. 

Es solo cuestión de tiempo

El Coronavirus en África es una bomba de tiempo para que llegue a las comunidades más vulnerables. Es probable que los pacientes que vinieron de Europa hayan interactuado con sudafricanos antes de su diagnóstico, incluida la ayuda doméstica, que a menudo viajan en minibuses llenos a sus hogares en áreas de bajos ingresos, condiciones perfectas para que se propague COVID-19. «Creo que es inevitable que tengamos una epidemia sustancial», dice Abdool Karim.

África subsahariana tiene una gran ventaja cuando se trata de COVID-19: su edad promedio es la más baja del mundo. (La edad promedio es menor de 20 años.) Los niños rara vez se enferman por COVID-19, y la mayoría de los adultos jóvenes parecen sufrir síntomas leves. Las personas mayores tienen un riesgo significativamente mayor de enfermedad grave y muerte. Solo el 3% de la población del África subsahariana es mayor de 65 años, en comparación con aproximadamente el 12% en China.

Algunos científicos también piensan que las altas temperaturas en muchos países africanos pueden dificultar la vida del virus que causa el COVID-19, el coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo 2. La temporada de gripe de Sudáfrica solo comienza en abril cuando hace más frío. Pero si COVID-19 se convertirá en una enfermedad estacional sigue siendo una pregunta abierta. Muchos otros factores podrían empeorar la pandemia en África. Será difícil aplicar las intervenciones que han vencido el virus a niveles muy bajos en China y han ayudado a Corea del Sur a mantener la epidemia más o menos bajo control. Varios países ya han introducido reglas para frustrar la propagación. Pero el distanciamiento social puede ser imposible en los pueblos llenos de gente, y no está claro cómo funcionaría el confinamiento en los hogares africanos donde muchas generaciones viven juntas.

¿Cómo protege a los ancianos, cómo puede decirle a las poblaciones de la aldea que se laven las manos cuando no hay agua o que usen gel para desinfectar sus manos cuando no tienen suficiente dinero para comer? «Me temo que será un caos?

Africa, una bomba de tiempo en la propagación de coronavirus

Y muchos países africanos simplemente no tienen la capacidad de atención médica para atender a pacientes con COVID-19 gravemente enfermos. Un documento de 2015 encontró que Kenia, una nación de 50 millones de personas que declaró su primer caso hace unos días, solo tenía 130 camas en unidades de cuidados intensivos y solo unas 200 enfermeras especializadas en cuidados intensivos, por lo que el Coronavirus en África es una bomba de tiempo. Muchos otros países enfrentan limitaciones similares con una pirámide de población amplia o no, sin atención médica universal y sin seguro médico, simplemente no pueden permitirse tener muchos casos de COVID-19 porque no pueden manejar los casos más graves.

Investigación de tratamiento

Las altas tasas de otras enfermedades podrían complicar aún más las cosas. Lo más importante es describir la historia natural de COVID-19 en Sudáfrica para ver si la tuberculosis y el VIH empeoran. Lo más probable es que lo haga, según la experiencia con otras infecciones respiratorias. La semana pasada, la Academia de Ciencias de Sudáfrica advirtió que las personas que viven con el VIH tienen ocho veces más probabilidades de ser hospitalizadas por neumonía causada por el virus de la gripe que la población en general, y tres veces más probabilidades de morir a causa de ella.

¿Es posible prevenir la propagación?

El continente se ha beneficiado de la llegada bastante lenta del virus a África, dando a sus 54 países una ventana para establecer capacidades de prueba y tratamiento.

Según la Organización Mundial de la Salud, las pruebas de coronavirus deberían estar listas «dentro de un par de semanas» en todas las naciones africanas.

África oriental aún no tiene casos confirmados, aunque varias personas han sido puestas en cuarentena como medida de precaución.

En Kenia, el gobierno ha abierto un centro de cuarentena en la capital, Nairobi, para casos sospechosos.

En Tanzania, el ministro de salud anunció que se habían identificado centros de aislamiento en el norte, este y oeste del país. Se han almacenado termómetros y se capacitó a más de 2,000 trabajadores de la salud.

El mes pasado, Uganda optó por el autoaislamiento regulado en casa para una serie de pasajeros que debían ser puestos en cuarentena a su llegada al aeropuerto de Entebbe.

close

Si te ha gustado esta página

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

La Gran Prision

Échale un vistazo a mis libros en Amazon sin necesidad de comprarlos y conoce la realidad de Cuba en profundidad.

Deja una respuesta