En este momento estás viendo Balseros cubanos vs Balseros africanos.

Balseros cubanos vs Balseros africanos.

Este pasado jueves 18 de marzo de 2021, un total de 17 balseros cubanos fueron repatriados a la isla por la Guardia Costera de Estados Unidos (USCG).

El pasado 23 de febrero se conoció que la Guardia Costera de Estados Unidos había rescatado a varios migrantes cubanos, incluidas dos mujeres embarazadas, que intentaban llegar a la Florida en una embarcación artesanal.

Desde el 1 de octubre de 2020 hasta la fecha han sido interceptados en el mar por la Guardia Costera de Estados Unidos 107 balseros cubanos.

La cifra de la USCG, representa un aumento considerable con respecto al año fiscal correspondiente a 2020, en el que apenas se reportaron 49 cubanos.

De acuerdo a datos ofrecidos en el comunicado durante el año fiscal 2019 fueron interceptados en el mar 313 migrantes cubanos; en 2018, 259; en 2017, 1 468 y en 2016, 5 396.

balseros cubanos
imagen de los balseros cubanos capturados recientemente

Mientras la UE abre sus brazos a la emigración ilegal, aportándoles un estatus de refugiados y facilitándoles todo tipo de comodidades que incluyen estancias en hoteles de 5 estrella, alimentación, vestuario y telefonía gratis, los balseros cubanos son crucificados en pleno Mar Caribe por los EE.UU.

Diferencias entre la emigración cubana y la africana.

balseros cubanos

El cubano huye de un régimen represor que encarcela a quienes se atreven a dar su opinión contraria al régimen tirano que asola la isla desde hace más de 60 años.

El africano huye del hambre buscando ayudas estatales sin cotizar a la sociedad que lo sustenta.

El cubano huye buscando libertad para poder trabajar.

El africano no quiere trabajar si el dinero que va a recibir es inferior al que la UE le asigna por no hacer nada.

El cubano pretende desarrollar la formación universitaria adquirida en el extranjero y ser reconocido como un buen profesional.

El africano no aporta absolutamente nada a la sociedad que lo recibe, ya que maneja un infra nivel de cultura. Su ocupación será trabajar con las mafias en la venta ilegal de ropa y calzado además de distribución de droga.

El cubano es perseguido, maltratado, acosado y encarcelado por un régimen totalitario por el mero hecho de expresar sus ideas.

El africano llega a Europa simplemente buscando un bienestar y muchas subvenciones.

Historia de los balseros cubanos vs balseros africanos.

El término «exilio cubano» se refiere a los muchos cubanos que han emigrado para buscar condiciones políticas o económicas alternativas a la tiranía castrista.

Este término “exilio africano”, no existe, simplemente porque no son exiliados, son emigrantes ilegales que pagan a mafias de las que forman parte los grandes lobbies mundiales.

La diferencia entre un exiliado y un inmigrante es que el primero, el que se exilia, fue perseguido por sus ideas o actos de carácter político. El exilio es crisis de conciencia, no con la nación sino con el Gobierno que la conduce.

Los cubanos son exiliados, huyen de su país porque están en contra de la política de su país que, al ser disidentes, los persigue y encarcela.

El balsero africano no tiene ninguna de estas condiciones, sin embargo, recibe todo el estatus de un refugiado político en cuanto a los beneficios económicos y sociales que se le proporcionan.

¿Por qué los balseros cubanos son devueltos a Cuba y los africanos recibidos de brazos abiertos (open arms)?.

Ver las imágenes de origen

En enero de 2017 el Gobierno de Barack Obama puso fin a la política de los balseros cubanos “pies secos/pies mojados”, que permitía a los cubanos la posibilidad de obtener la residencia permanente un año después de llegar a Estados Unidos incluso si lo hacen ilegalmente, siempre que lograran tocar tierra en el país. El cambio en esta política se produjo solo una semana antes de que Obama cediese el poder al presidente electo, Donald Trump como castigo a los cubanos americanos de Florida por haber votado masivamente a favor de Trump.

Como vemos, el señor Obama y ahora su seguidor, el señor Biden, mantienen una política de reconocimiento democrático a la tiranía Castrista, por lo que el cubano ha pasado de ser un refugiado político a un disidente que solo merece ser devuelto a su país para que el MININT los encarcele y les decomise todos sus bienes y los de sus familiares.

Comienzo de los movimientos migratorios cubanos.

La primera oleada se dio inmediatamente después de la revolución cubana de 1959, dirigida por Fidel Castro.

Muchos de los refugiados se exiliaron con la idea de que el nuevo gobierno no duraría mucho tiempo, y de que su estancia en los EE.UU. sería provisional. No obstante, casas, coches y otras propiedades en Cuba quedaron con familiares y amigos, quienes cuidarían de ellas hasta que cayera el gobierno, aunque este confiscó todas las propiedades que pertenecieran a cualquiera que abandonara el país.

Operación Peter Pan.

Ver las imágenes de origen

Entre noviembre de 1960 y octubre de 1962, más de 14.000 niños, mayoritariamente católicos, aunque también había judíos o protestantes, entre 6 a 17 años, fueron enviados a los EE.UU. por sus padres en la denominada Operación Peter Pan. 

Estos niños estuvieron bajo el cuidado de la Iglesia católica y fueron ubicados en casas adoptivas hasta que pudieran reunirse con sus padres. Estos los enviaron a Estados Unidos, con la idea de «librarlos del adoctrinamiento comunista, del reclutamiento forzado de jóvenes a las fuerzas armadas cubanas y del envío de jóvenes a la Campaña de Alfabetización», ya que se había difundido el rumor de que el gobierno comunista estaba a punto de retirarles a los padres la patria potestad.

Segunda oleada.

La segunda oleada empezó en 1961, entre la nacionalización de instituciones educativas, hospitales, tierras e instalaciones industriales. Además, el gobierno de Castro tomó medidas severas en contra de la oposición, encarcelando a adversarios y posibles adversarios, incluso ejecutando a algunos. Al llegar a este punto, después de la Invasión de Playa Girón (o Bahía de Cochinos), Castro se autoproclamó marxista-leninista, aunque anteriormente había dicho que no era comunista.

El éxodo de Camarioca.

Cubanos escapando por Boca de Camarioca, 1965 (abc.net.au)

Hubo una oleada más pequeña de refugiados, en 1965, desde el puerto cubano de Camarioca. Los exiliados cubanos de Miami trajeron amigos y parientes a Key West, utilizando barcas de ocio. La historia detallada del éxodo de Camarioca nunca ha sido escrita, ni se ha hecho la lista exacta de refugiados que salieron de ese puerto.

De diciembre de 1965 a principios de 1973, bajo las administraciones de Johnson y Nixon, los dos vuelos diarios «Freedom Fligths» (Vuelos de la Libertad) desde la playa de Varadero a Miami, era la única manera de salir de Cuba. Se convirtió en el puente aéreo más largo de tránsito de refugiados políticos y transportó 265.297 cubanos a los Estados Unidos con la ayuda de agencias religiosas y de voluntarios. Los vuelos estuvieron limitados a parientes inmediatos, con un periodo de espera de uno a dos años.

El gran éxodo del Mariel.

Ver las imágenes de origen

Entre el 15 de abril y el 31 de octubre de 1980, durante la administración de Carter, se da probablemente una de las olas más significativas de exilios durante lo que sería llamado el Éxodo del Mariel. El éxodo ocurrió después que un grupo de cubanos en un autobús atravesaran las puertas de la embajada peruana pidiendo asilo. Cuando el embajador peruano rechazó entregar a los ciudadanos a las autoridades, Castro retiró a los guardias cubanos de la embajada, abriendo la puerta a miles de cubanos en busca de asilo que llegaron a la embajada en los siguientes días. Reaccionando a este éxodo repentino, Castro dijo que «Cualquiera que quiera dejar Cuba, puede hacerlo», y declaró que quienes dejaban el país eran la «escoria».

Traidores a la Revolución

El resultado fue un éxodo incluso más grande a través del puerto de Mariel, donde una flotilla improvisada de exiliados cubanos de Miami en yates y barcos comerciales trasladaron a los ciudadanos cubanos que desearan dejar la isla. En pocas semanas, 125.000 cubanos llegaron a los Estados Unidos a pesar de los intentos de la Guardia Costera por detenerlos. Cuando el éxodo se volvió noticia internacional y una vergüenza para el gobierno cubano, Castro vació los hospitales psiquiátricos y las prisiones de reclusos considerados como «indeseables sociales», y forzó su inclusión entre los refugiados. El Partido Comunista de Cuba organizó mítines y actos de repudio frente a las casas de aquellos que ya se sabía que dejaban el país. Estas personas fueron intimidadas mediante tales «actos de repudio», donde los participantes les gritaban obscenidades, marcaban las fachadas de las casas, tiraban huevos y basura, y los acosaban durante horas. A estos calificados como «traidores a la revolución», se les quitó sus tarjetas de racionamiento, perdieron sus trabajos y fueron expulsados de escuelas y universidades. Hacia el fin de la crisis, los actos de repudio cesaron.

Registros delictivos por ser disidentes.

Ver las imágenes de origen

Entre los 125.000 refugiados, se calcula que entre 7.500 y 40.000 tenían registros criminales en Cuba. A pesar de que solo algunos tuvieron antecedentes criminales, la mayoría estuvo encarcelado por practicar el cristianismo, o como disidentes políticos, por rechazar el servicio militar o trabajar para el estado, intentando huir del país, o por comprar elementos alimentarios en el mercado negro, todo lo cual los convertía en criminales, según las leyes cubanas. Al final, se determinó que solo 1.774 de los refugiados eran delincuentes serios o violentos, según las leyes de EE.UU. y se les negó la ciudadanía en base a ello.

La mayoría de los refugiados eran hombres adultos entre 20 y 34 años, de clase trabajadora, que aprovecharon la oportunidad de dejar Cuba. Mayoritariamente, este grupo representó la generación más joven que huyó de la sociedad revolucionaria cubana. Aun así, se desconoce la cantidad de los que han perecido intentando cruzar el estrecho de Florida o que fueron asesinados por cañoneros o guardacostas cubanos cuando intentaban dejar la isla.

En 1984, los Estados Unidos y Cuba negociaron un acuerdo de inmigración normal, para permitir el regreso a Cuba de aquellas personas que habían llegado durante el evento del Mariel y que eran inadmisibles como inmigrantes según las leyes de EE.UU.

La tiranía castrista fomenta la inmigración forzada.

Durante los años posteriores, las oleadas de exiliados han constado de «balseros cubanos» que se embarcan en balsas caseras. Janet Reno, LLD, Abogado General de los EE.UU., en el 18 de agosto de 1994 en una nota de prensa titulada «En torno a la afluencia cubana,» ofreció los siguientes comentarios: «Para desviar la atención de los cubanos a buscar un cambio democrático, el gobierno de Cuba ha recurrido a la inconcebible táctica de dejar a las personas arriesgar sus vidas para dejar la Isla, en barcos endebles a través de las aguas traidoras del estrecho de Florida. Muchas personas han perdido sus vidas en tales cruces. Instamos a las personas de Cuba para que se queden en casa y no caigan en estas maniobras. Quiero trabajar con toda la preocupación en la inclusión de la comunidad cubana-americana para asegurar que el mensaje llegue a los cubanos, poner una barca o una balsa al mar significa poner su vida en riesgo… Para impedir que esto pase otra vez, la Guardia Costera ha montado una campaña de información pública agresiva para que las personas sepan que los barcos… pueden ser detenidos y abordados e incluso arrestados. Los individuos que violan la ley de EE.UU. serán procesados en las circunstancias apropiadas.»

Base de Guantánamo, refugio para el cubano.

El presidente Clinton, tratando de detener el flujo de balseros cubanos, presionó a una docena de gobiernos latinoamericanos para proporcionar campos de internamiento que los funcionarios esperaban resultará menos atractivo para los refugiados que la base naval de los Estados Unidos en la Bahía de Guantánamo, Cuba. A pesar de que los refugiados en Guantánamo estuvieron aguantados detrás de alambre de púas, para muchos, la base era mejor que un campamento de internamiento extranjero.

Aun así, a raíz de acuerdos de migración bilaterales entre los dos gobiernos, en septiembre de 1994 y mayo de 1995, el statu quo de la política de EE.UU. hacia los exiliados cubanos estuvo alterada significativamente.

Los EE.UU. concedieron a Cuba un mínimo anual de 20,000 visas legales y, al mismo tiempo, determinó que los cubanos cogidos en el mar serían enviados a casa como cualquier otro grupo de “inmigrantes” ilegales. El acuerdo de presidente Clinton con Cuba resolvió el dilema de aproximadamente 33,000 cubanos que entonces acampaban en Guantánamo.

Este acuerdo, tuvo dos puntos nuevos. Los Estados Unidos apalabraron tomar la mayoría de los cubanos detenidos en Guantánamo a través de la prestación de la libertad condicional humanitaria. Cuba apalabró el crédito de algunos de estas admisiones hacia la cuota mínima de 20,000 migrantes de Cuba, con 5,000 cargo anual sobre los años. También, más que llevar a los interceptados en mar a un campamento, los Estados Unidos empezaron devolverlos a Cuba. Ambos gobiernos prometieron seguir acuerdos internacionales para asegurar que ninguna acción sería tomada contra las personas que regresaron a Cuba.

Los africanos vienen a Europa sin huir de nada, solo buscan una vida mejor.

Ver las imágenes de origen

Aunque es difícil generalizar, cada uno de los entre 25 y 30 africanos embarcados en una patera puede llegar a pagar unos 2.000 euros por el traslado marítimo. El patrón puede cobrar hasta 5.000 euros.

Es impensable que un cubano pague eso por tener derecho a la libertad de expresión.

Un traficante de 27 años, cauto pero entusiasmado con el negocio, declaraba a La Vanguardia haber ganado unos 70.000 € con seis pateras en dos meses. Tiene que darle 10.000 euros a su contacto policial y 200 por cliente a su agente comercial, que le busca pasajeros. Dice que si Europa le paga, él deja el negocio.

La crisis migratoria en Europa, también conocida como crisis migratoria en el Mediterráneo crisis de refugiados en Europa, es una situación humanitaria crítica, que se agudizó en 2015, por el incremento del flujo descontrolado de refugiados, solicitantes de asilo, emigrantes económicos y otros migrantes en condición de vulnerabilidad, que en conjunto comparten las vías de desplazamiento irregular hacia países de la Unión Europea.

Según la UE la mayoría de estos movimientos de población se caracterizan por una migración forzada de víctimas de conflictos armados, persecuciones, pobreza, cambio climático o violaciones masivas de los derechos humanos; y por la acción de redes delictivas transnacionales de tráfico ilícito de inmigrantes —que los expone al transporte en condiciones peligrosas o degradantes— y de trata de personas —con el propósito de explotación de los migrantes vulnerables, principalmente mujeres y niños—. Realmente nada de esto es verdad. Son simples migrantes interesados en crear unas mejores condiciones de vida a base de las subvenciones que organismos internacionales y nacionales ocultos tras diversos nombres de afamadas ONG negocian ese tráfico ilícito de personas para posteriormente incluirlos en las mafias de venta de ropa y droga que los holdings manejan.

Conclusiones

Los balseros cubanos huyen de una tiranía y son devueltos a su país para ser condenados por el régimen.

No se les acepta el estatus de refugiados políticos porque Europa y EE.UU. considera a Cuba una democracia.

Los balseros africanos son recibidos de brazos abiertos. Se les otorgan todo tipo de ayudas económicas y habitacionales, pero no huyen de nada.

Los balseros cubanos están formados universitariamente, son profesionales.

Los balseros africanos son el último eslabón entre el analfabetismo y el abecedario.

¿Por qué ocurre esto?

Simplemente porque Cuba forma parte de la idea de la imposición del comunismo como régimen totalitario global que la élite mundial a través de la OMS y la ONU han decidido implantar a nivel mundial.

No en vano los han aceptado para formar parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Tesis de la ONU

Los cubanos no nos valen, nos valen los analfabetos africanos que votarán al gobierno que les de las ayudas correspondientes.

No queremos trabajadores formados, queremos analfabetos que podamos manejar a nuestro antojo.

Si te ha gustado esta página

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

close

Si te ha gustado esta página

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

La Gran Prision

Échale un vistazo a mis libros en Amazon sin necesidad de comprarlos y conoce la realidad de Cuba en profundidad.

Deja una respuesta