Los derechos de Cuba sobre la base de Guantánamo.

Los derechos de Cuba sobre la base de Guantánamo.

Para entender los derechos de Cuba sobre la base militar de Guantánamo debemos de hacer un poco de historia.

Antecedentes

El nacimiento de una burguesía cubana y las limitaciones políticas y comerciales impuestas por España, que no permitía el libre intercambio de productos, fundamentalmente azúcar de caña, con los EE. UU. y otras potencias, así como la extensión de privilegios en el mercado cubano a la industria catalana, fue un estímulo esencial de la revuelta.

La primera sublevación desembocaría en la Guerra de los Diez Años (1868-1878) bajo la dirección de Carlos Manuel de Céspedes. La guerra culminó con la firma de la Paz de Zanjón, que no sería más que una tregua. Si bien, este pacto hacía algunas concesiones en materia de autonomía política y pese a que en 1880 se logró la abolición de la esclavitud en Cuba, la situación no contentaba completamente a los cubanos debido a su limitado alcance. Por ello los rebeldes volvieron a sublevarse de 1879 a 1880 en la llamada Guerra Chiquita.

Por otra parte, José Martí, convoca a los cubanos a la «Guerra Necesaria» por la independencia de Cuba. Con tal fin, crea el Partido Revolucionario Cubano bajo el cual se organiza la Guerra del 95.

La idea era que Cuba se anexionase a EE.UU. como una colonia,  formando una estrella más de su bandera y realizaron múltiples gestiones políticas con los norteamericanos a fin de ser un Estado más del país que hoy odian.

Contexto que dio lugar al establecimiento de la Enmienda Platt

En febrero de 1898 el barco estadounidense Maine explota mientras se encuentra atracado en el puerto de La Habana. En EEUU se acusa a España de la explosión y rápidamente siguiendo ese hecho la opinión pública, la clase política y el gobierno de Washington apoyan una intervención militar para poner fin al poder colonial de España en Cuba (y también en Puerto Rico, Guam y Filipinas). Todo fue una excusa para intervención, pues estudios científicos han demostrado lo contrario.

El Ejército americano no se retiró inmediatamente debido, principalmente a dos razones:

  • Asegurar la protección en Cuba de los intereses de las empresas estadounidenses, especialmente en el sector azucarero.
  • Evitar que la nueva Cuba independiente pudiese elegir un gobierno no amistoso hacia los intereses americanos o, incluso, uno revolucionario.

La Guerra de Cuba o Desastre del 98

La guerra hispano-estadounidense, denominada comúnmente en España como guerra de Cuba o Desastre del 98, fue un conflicto bélico que enfrentó a España y a los Estados Unidos en 1898.

Al final del conflicto España fue derrotada y sus principales resultados fueron la pérdida por parte de esta de la isla de Cuba (que se proclamó república independiente, pero quedó bajo tutela de Estados Unidos), así como de Puerto Rico, Filipinas y Guam, que pasaron a ser colonias de Estados Unidos.

Con la intervención americana se produce la derrota de la flota española comandada por el almirante Cervera en Santiago de Cuba y los EE.UU. pasan a gobernar la isla por un período que fue de 1898 a 1902 dando tiempo a que se constituyese un gobierno. Tras la muerte de José Martí, el 19 de mayo de 1895, durante la Guerra de 1895, Estrada Palma asumió el liderazgo del Partido como Delegado. Luego del fin de la Guerra y de la posterior rendición de España ante Estados Unidos aprobó la disolución del mismo considerando que este «había cumplido su misión».

Independencia de Cuba. Constitución de 1901 y Enmienda Platt

Los derechos de Cuba sobre la base militar de Guantánamo

Una vez alcanzada la independencia, Estrada Palma, con el apoyo de varias facciones del bando independentista y con el auxilio de los Estados Unidos, asumió la presidencia de la naciente República. Redactó la Constitución cubana de 1901 que entró en vigor el 20 de mayo de 1902, en ella los Estados Unidos obligaron a introducir la Enmienda Platt.

Finalmente, después de intensos y acalorados debates, y ante la oposición de los Estados Unidos de hacer cambios en la Enmienda Platt la mayor parte de los delegados estimó que admitirla constituía la única forma de instaurar la república y finalizar la evacuación de la Isla por Estados Unidos.

El 16 de febrero de 1903, los presidentes de ambos países, Tomás Estrada Palma y Theodore Roosevelt, firmaron un acuerdo por el que Cuba cedía a Estados Unidos «por el tiempo necesario y para los propósitos de estación naval y estación carbonera» dos territorios, en Guantánamo y en Bahía Honda. Éste último nunca se hizo efectivo.

El 2 de julio de 1903 ambos países firmaron un tratado en el que se especifican los detalles del arrendamiento. Por ejemplo, que Estados Unidos se hace cargo del mantenimiento de la valla. Y el precio: «La suma anual de dos mil dólares en moneda de oro de Estados Unidos».

Ese precio era alto para la época, pero Cuba no incluyó ningún tipo de ajuste de precio, por lo que ahora, el alquiler de los 116 kilómetros cuadrados resulta ínfimo.

Artículos de la Enmienda Platt

La enmienda Platt tiene ocho artículos necesarios para conocer los derechos de Cuba sobre la base militar de Guantánamo.

Artículo I.

Que el Gobierno de Cuba nunca celebrará con ningún Poder o Poderes extranjeros ningún tratado u otro convenio que pueda menoscabar o tienda a menoscabar la Independencia de Cuba ni en manera alguna autorice o permita a ningún Poder o Poderes extranjeros, obtener por colonización o para propósitos militares o navales, o de otra manera, asiento en o control sobre ninguna porción de dicha Isla.

Artículo II.

Que dicho Gobierno no asumirá o contraerá ninguna deuda pública para el pago de cuyos intereses y amortización definitiva después de cubierto los gastos del Gobierno, resulten inadecuados los ingresos ordinarios.

Artículo III.

Que el Gobierno de Cuba consiente que los Estados Unidos puedan ejercitar el derecho de intervenir para la conservación de la Independencia cubana, el mantenimiento de un Gobierno adecuado para la protección de vidas, propiedad y libertad individual y para cumplir las obligaciones que con respecto a Cuba han sido impuestas a los Estados Unidos por el tratado de París y que deben ahora ser asumidas y cumplidas por el Gobierno de Cuba.

Artículo IV.

Que todos los actos realizados por los Estados Unidos en Cuba, durante su ocupación militar, sean tenidos por válidos, ratificados y que todos los derechos legalmente adquiridos a virtud de ellos, sean mantenidos y protegidos.

Artículo V.

Que el Gobierno de Cuba ejecutará y en cuanto fuese necesario cumplirá los planes ya hechos y otros que mutuamente se convengan para el saneamiento de las poblaciones de la Isla, con el fin de evitar el desarrollo de enfermedades epidémicas e infecciones, protegiendo así al pueblo y al comercio de Cuba, lo mismo que el comercio y el pueblo de los puertos del Sur de los Estados Unidos.

Artículo VI.

Que la Isla de Pinos será omitida de los límites de Cuba propuestos por la Constitución, dejándose para su futuro arreglo por Tratado la propiedad de la misma.

Artículo VII.

Que para poner en condiciones a los Estados Unidos de mantener la Independencia de Cuba y proteger al pueblo de la misma, así como para su propia defensa, el Gobierno de Cuba venderá o arrendará a los Estados Unidos las tierras necesarias para carboneras o estaciones navales en ciertos puntos determinados que se convendrán con el Presidente de los Estados Unidos.

Artículo VIII.

Que para mayor seguridad en lo futuro, el Gobierno de Cuba insertará las anteriores disposiciones en un Tratado Permanente con los Estados Unidos.

LOS PAGOS DE EE.UU. A CUBA POR EL ARRIENDO DE LA BASE DE GUANTANAMO

Los derechos de Cuba sobre la base militar de Guantánamo

Se puede decir que lo que paga Estados Unidos por Guantánamo es casi nada, pero más que casi nada, sería más ajustado decir nada. Desde el triunfo de la Revolución en la isla en 1959, Cuba sólo cobró una vez el cheque por el alquiler anual.  Según el último ajuste que hizo Estados Unidos en 1973, el precio equivaldría a 4.085 dólares anuales.

Como resultado de que el gobierno cubano dejó de cumplir sus compromisos y de proveer el abastecimiento de agua para la base, provocó que Estados Unidos tuviera que hacer grandes inversiones en la base. Importar el agua desde Jamaica y construir plantas de desalinización. Por ellos los EE.UU. dejaron de pagarle a Cuba.

 En la actualidad, la base es autosuficiente y produce su propia electricidad y agua de consumo. Los últimos dos cubanos, ambos de edad avanzada, que trabajaban diariamente dentro de la base, cruzando desde Cuba, se jubilaron el 31 de diciembre de 2012. El gobierno cubano prohíbe actualmente más reclutamiento de personal desde Cuba. Cuenta además con un centro comercial, oficina postal, ocho bares, restaurantes, estación de bomberos, gasolinera, una capilla, una mezquita, piscina, dos cines al aire libre, un hospital, una casa de cambios, una estación de radio y dos colegios.

LO QUE CUBA PUDO SER Y NUNCA FUE

los derechos de Cuba sobre la base militar de Guantánamo

Un acertado juicio sobre la significación de este proceso lo hizo, precisamente, el general Leonard Wood, gobernador militar de la Isla durante la ocupación norteamericana:

(…) Por supuesto, que a Cuba se le ha dejado poca o ninguna independencia con la Enmienda Platt y lo único indicado ahora es buscar la anexión. Esto, sin embargo, requerirá algún tiempo y durante el período en que Cuba mantenga su propio gobierno, es muy de desear que tenga uno que conduzca a su progreso y a su mejoramiento.

No puede hacer ciertos tratados sin nuestro consentimiento, ni pedir prestado más allá de ciertos límites y debe mantener las condiciones sanitarias que se le han preceptuado, por todo lo cual es bien evidente que está en lo absoluto en nuestras manos y creo que no hay un gobierno europeo que la considere por un momento otra cosa sino lo que es, una verdadera dependencia de los Estados Unidos, y como tal es acreedora de nuestra consideración. Con el control que, sin duda pronto se convertirá en posesión, en breve prácticamente controlaremos el comercio de azúcar en el mundo. La isla se norteamericanizará gradualmente y, a su debido tiempo, contaremos con una de las más ricas y deseables posesiones que haya en el mundo(…).

close

Si te ha gustado esta página

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

La Gran Prision

Échale un vistazo a mis libros en Amazon sin necesidad de comprarlos y conoce la realidad de Cuba en profundidad.

Deja una respuesta