La Bandera de los separatistas catalanes nació en Cuba.

La Bandera de los separatistas catalanes nació en Cuba.

La Bandera de los separatistas catalanes nació en Cuba y data del S. XX.

Su creador fue Vicenç Albert Ballester, un activista del partido Unión Catalanista de carácter independentista.

Ballester tuvo la idea de fusionar las barras de la bandera tradicional catalana con un triángulo con la estrella en el lado izquierdo.

En aquella época se acababa de independizar Cuba y Puerto Rico y sus banderas, muy similares, fueron su inspiración.

La estrella simbolizaba la unidad e independencia, por eso la introdujo en su diseño, como lucha contra el Estado español.

La Bandera de los separatistas catalanes nació en Cuba.

La primera referencia de que la Bandera de los separatistas catalanes nació en Cuba está en un documento en inglés que se titula “What says Catalonia”, fechado a primeros de septiembre de 1918 en el que se elogia el papel salvador de EE.UU. por la independencia de las islas y se pide la revisión del Tratado de Utrecht por el que el Rey Felipe V cedía el Peñón a los ingleses «para siempre».

La Bandera de los separatistas catalanes nació en Cuba.

Reconocimiento de la Estelada como bandera.

La Bandera de los separatistas catalanes nació en Cuba y el presidente de la Generalitat, Francesc Maciá fue uno de los impulsores de esta constitución y por ello se reconoció la “estelada” o estrellada, como bandera de esa supuesta república catalana inexistente.

La estelada fue adoptada en 1919 como bandera por diversos partidos independentistas.

Posteriormente, en 1928 la estelada fue declarada bandera oficial de la «República Catalana Independiente» en la «Constitución Provisional de la República Catalana» que se escribió y firmó en la capital de Cuba entre el 15 de agosto y el 2 de octubre de aquel año durante la celebración de la Asamblea Constituyente del Separatismo Catalán presidida por Francesc Macià.

Y ésta fue colgada en el balcón del Palacio de la Generalitat cuando el 14 de abril de 1931 proclamó la República Catalana.

Tres años después, en 1934, fue el sucesor de Macià, Lluis Companys quien proclamaría el ‘Estat Català’ dentro de la República Federal Española, utilizando también la estelada como símbolo oficial.

Desde entonces y mientras que duró la dictadura del General Franco, la estelada pasó a ser una bandera clandestina y duramente perseguida.

Con la llegada de la democracia poco a poco se fue haciendo su sitio, y aunque su presencia en actos y manifestaciones era cada vez más significativa, no ha sido hasta hace relativamente poco tiempo que se ha ido adoptando como símbolo en las reclamaciones de la independencia de Cataluña.

Clases de

La estelada no deja de ser una bandera provisional y los propios independentistas reconocen a la ‘senyera’ como la bandera oficial del Cataluña, utilizando la que lleva la estrella de color blanco como símbolo de la lucha y reclamo soberanista hacia la independencia.

Hay tres clases principales de esteladas:

  • La estelada blava (estrellada azul), que es la original y que ya se encuentra en publicaciones de 1918. Es utilizada por sectores del nacionalismo catalán e independentistas de ideología no marxista.
  • La estelada vermella (estrellada roja). El color de la estrella es el rojo y suele relacionarse con la defensa de un Estado independiente de carácter socialista. Fue promovida originalmente por el Partit Socialista d’Alliberament Nacional (PSAN) en los años 1970.
  • La estelada verda (estrellada verde). Es una bandera independentista de lucha pacífica, surgida en 2008 para reivindicar también la libertad para la Tierra y la Naturaleza, por un país ecologista, animalista y humanista.
La Bandera de los separatistas catalanes nació en Cuba.
Estelada vermella (roja)
variante de la Estelada roja. Usada por el PCE
Estelada verde. Usada por los ecologistas y pacifistas.

Historia y origen de la bandera de Cataluña

La primera imagen que se tiene de esta bandera la encontramos en los sepulcros de la condesa Ermessenda y del conde Ramon Berenguer II, enterrados en la catedral de Girona. Aunque el número de franjas es superior a cuatro, la representación del escudo, con rayas rojas encima de un fondo amarillo, es un símbolo inequívoco de que ya entonces se representaba al casal de Barcelona con esta simbología.

 Las cuatro barras rojas las encontramos en un sello de cera del conde Ramon Berenguer IV, datado en el año 1150. A partir de este momento, el símbolo adquiere el aspecto actual, repitiéndose en los escudos posteriores. En el siglo XIV, el rey Pedro el Ceremonioso ordenó que el escudo de las cuatro barras se convirtiera en el símbolo heráldico de la dinastía. De este modo, con el paso de los siglos, acabó convirtiéndose en el símbolo de identidad de Cataluña.

close

Si te ha gustado esta página

Regístrate para recibir contenido genial en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

La Gran Prision

Échale un vistazo a mis libros en Amazon sin necesidad de comprarlos y conoce la realidad de Cuba en profundidad.

Deja una respuesta